título
Todología con bigote
14. Olivier

Olivier
Philip Ziegler
MacLehose Press

Biografía exhaustiva del actor y director Laurence Olivier, desde su infancia marcada por la constante confrontación con su padre y el apoyo incondicional de su madre, describiendo sus primeros pasos como actor y los primeros indicios de sus dos características principales como persona y profesional: el egocentrismo y el perfeccionismo hasta la extenuación para con su propio trabajo. Posteriormente el autor se centra en el largo período de Olivier como estrella de la compañía Old Vic y su rivalidad con John Gielgud, considerado en aquella época el mejor intérprete shakesperiano del momento. Ziegler detalla mucho más esta faceta de Olivier y se dedica menos a su periplo cinematográfico en los Estados Unidos, que viene parejo a su idilio y posterior matrimonio con Vivian Leigh, tras divorciarse de Jill Esmond, madre de su único hijo.

Es precisamente la turbulenta relación con Leigh (afectada primero por tuberculosis y luego por lo que hoy llamaríamos trastorno bipolar) la que marcará su vida durante la década de los 40. Olivier protagonizará obras en el escenario junto a su mujer e incluso la dirigirá en alguna ocasión, además de viajar juntos en una gira por Australia para recaudar dinero para el Old Vic Theatre, sede de la compañía y en constantes problemas de financiación. Entre medias se produce el gran éxito de Olivier en el cine, ganando el Oscar como productor y actor por su adaptación de “Hamlet” a la pantalla.

La última parte del libro se centra en los años 60 y 70, cruciales para Olivier en muchos aspectos: se divorcia de Leigh y se casa con Joan Plowright, es nombrado caballero de la reina y lord vitalicio, accede a la dirección artística de la compañía Old Vic y comienza la pelea para construir una nueva sede para ésta, renombrada luego como “Teatro Nacional de Gran Bretaña”. Además, se intensifican sus trabajos para el cine y la televisión, que serán su principal sustento a partir de 1974, cuando sus problemas de salud y de memoria le impiden continuar sobre un escenario. El libro, desde aquí, pasa con celeridad por los últimos años de su vida, que para un perfeccionista como él, siempre obsesionado con mejorar su rendimiento como actor, debieron resultar ciertamente angustiosos.

La biografía pretende corregir o matizar afirmaciones provenientes de otras obras sobre Olivier, pero se excede un poco en las friegas al protagonista, presentando sobre todo su perfeccionismo como una virtud incontestable, cuando en muchas ocasiones pudo ser más un obstáculo para sus compañeros que una virtud que trabaje en favor de los resultados. Aún así, no resulta esencialmente hagiográfica y sí que se apunta al egocentrismo del actor y su incapacidad para hacer amigos entre los que eran rivales en la escena (con la notable excepción de Ralph Richardson). En general, y aun faltándole algo de ritmo, éste es un buen libro para conocer y comprender muchos aspectos de la personalidad de un actor de gran temperamento y talento inconmensurable, considerado hoy día el referente a la hora de interpretar personajes de corte clásico, aunque fuese igualmente capaz de tocar otros palos.

comentar en 14. Olivier

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.