título
Todología con bigote
46. Crónicas Birmanas

Guy Delisle
Astiberri

Y si hablábamos de Shenzen como el diario menos interesante de Delisle, posiblemente Crónicas Birmanas sea su mejor trabajo dentro de este género. En este caso el viaje del autor y su familia a Rangún se origina por el trabajo de su esposa Nadége como miembro de Médicos Sin Fronteras. Delisle pasará la mayor parte del tiempo encargándose de la casa y de Louis, el hijo de la pareja. Y durante todo ese año volverá a enfrentarse a las dificultades de la vida diaria en un país extranjero con una cultura radicalmente distinta. La mayor parte de las historias contadas por el autor se originan en sus paseos con Louis por el barrio en el que residen y sus interacciones con los vecinos, más frecuentes de lo normal por el simple hecho de ir empujando un carrito con niño dentro. El relato político es aquí mayor que en los dos precedentes, al toparse constantemente con las dificultades que surgen dentro de una dictadura militar, y se particulariza en la historia del arresto domiciliario de la disidente Aung San Suu Kyi (al publicarse este volumen aún no había sido liberada).

Crónicas Birmanas tiene el valor agregado de que trata sobre un país muy poco conocido en Occidente, puesto que los medios de comunicación apenas le dedican tiempo, y menos todavía ahora que la dictadura militar ha desaparecido “oficialmente” (en la práctica, esto está por ver aún) y Aung ya se encuentra en libertad. Por eso, la crónica de Delisle se adivina como un documento imprescindible, veraz aunque posiblemente muy incompleto, sobre fragmentos de una sociedad que tan lejana nos resulta.

comentar en 46. Crónicas Birmanas

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.