título
Todología con bigote
36. Modesty Blaise vols. 9 y 10

Texto: Peter O’Donnell
Dibujos: Enric Badía Romero – John Burns, Patrick Wright, Neville Colvin
Planeta-DeAgostini Cómics

Con estos dos tomos se cierra la colección editada por Planeta-DeAgostini que recopila las tiras de prensa del personaje creado por Peter O’Donnell y Jim Holdaway, y que abarca desde su primera aparición hasta el final de la primera etapa de Badía Romero como dibujante. Dos estilos diferentes para dibujar a la heroína: el de Holdaway es más serio y menos obvio; Modesty es sensual y fría y sus ojos son negros y penetrantes. Romero, quien se hace cargo del dibujo tras la muerte de su predecesor, la transforma en mediterránea, enseña más primeros planos del rostro, mucho más voluptuoso, y explota su sexualidad en más ocasiones. Ocurre esto en parte por la época en la que cada uno trabaja, conforme la censura se va suavizando también es más sencillo para el artista, pero de los comentarios que Romero añade en las presentaciones de los episodios (y que se hacen más frecuentes en los últimos tomos de la serie), parece claro que el catalán disfrutaba mucho más dándole cancha a una Modesty más atrevida y, si se me permite, más alegre. Los textos de Peter O’Donnell, por otro lado, son prodigiosas narraciones comparables a la literatura policiaca y de espías de mayor calidad, carne de aeropuertos y estaciones. Condensadas en unos pocos bocadillos y con la dificultad del formato de tres viñetas diarias, lo que suponía tener que hacer flashbacks de tanto en tanto —a veces con sólo un par de líneas— las aventuras de Modesty Blaise combinan lo mejor del cine de James Bond con el atractivo y la fuerza física, intelectual y erótica de sus dos protagonistas, Blaise y su compañero Willie Garvin. Si bien éste último tiene sus pequeñas debilidades, Modesty es, en cambio, perfecta: inteligente, sensual, ardiente, hábil, rápida… brillante, en una palabra. De un modo u otro sabemos que va a salir victoriosa de cada aventura y lo que ansiamos saber es cómo lo consigue: casi siempre haciendo pleno uso de sus capacidades, pero en alguna ocasión con la ayuda de esa suerte del héroe que sólo asiste a los mejores, como si se lo hubieran ganado a base de golpes durante su vida.

A pesar de las posibilidades que ofrece, Modesty Blaise no ha tenido suerte en cine ni televisión, con adaptaciones más bien espantosas y que ignoraban por completo el espíritu de la heroína. Mientras llega, lo mejor es seguir disfrutando y releyendo la obra de O’Donnell y perderse entre las curvas de Modesty, observándola desde el cómodo ángulo del lector, intentando captar esa mirada de acero que esconde una caldera a toda máquina. ¿Acaso hay alguien capaz de no enamorarse de la señorita Blaise?

comentar en 36. Modesty Blaise vols. 9 y 10

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.