título
Todología con bigote
11. Das Weimarer Fürstenhaus (La Dinastía de Weimar)

Klaus Günzel
Piper Verlag

En este texto, Klaus Günzel nos cuenta de forma muy amena la apasionante historia de la Casa de Weimar desde el surgimiento de la Reforma en tiempos de Lutero hasta su desaparición tras la I Guerra Mundial. Sin embargo el enfoque que se le da no es político ni económico (más allá de las inevitables referencias para contextualizar los hechos), sino que se centra en describir la fuerte inversión cultural que los distintos miembros de la dinastía promovieron, cuya consecuencia fue posiblemente la etapa más prolífica en las principales ramas del arte dentro de los Estados Alemanes. Nombres como Schiller, Goethe, Liszt o Wagner, todos ellos de sobra conocidos, ocuparon su lugar en la Historia gracias en buena parte al impulso y la protección (en el sentido de mecenazgo) otorgado por los Grandes Duques: Anna Amalia, Carl August, Carl Friedrich y Maria Pawlowna, Carl Alexander e incluso, en menor medida, el último de la dinastía, Wilhelm Ernst. El capítulo dedicado a Anna Amalia, si no es el más extenso sí es uno de los más detallados, puesto que es ella la responsable de lo que luego se conocería como “La Gloria de Weimar”, entendida como el lugar al que confluyeron los más importantes talentos, el sitio en el que estaba “quien tenía que estar”. Esa gloria tendría alcanzaría su máxima expresión durante el ducado de Carl August y la relación casi fraternal (incluyendo agrias discusiones) que estableció con Johann W. Goethe, cuyo nombre quedará para siempre unido al de esta ciudad. Su segunda cima, quizá menos brillante pero igual de importante, la alcanzaría la Gran Duquesa María Pawlowna, quien a pesar de su origen extranjero (la llamaban la Princesa del Este) entendió el papel que le tocó desempeñar en su época y se empeñó en mantener y prolongar a toda costa el legado y la fama de Weimar como centro de las artes y las letras, aun afrontando no pocas dificultades económicas.

Es particularmente acertado por parte de Günzel el no querer enredarse con cronologías o hechos más o menos ajenos a lo que quiere contar, pues eso permite al lector seguir atentamente la evolución de la historia cultural alemana en uno de sus períodos más ricos, sorprendente sobre todo porque abarca (en la parte que nos interesa) casi tres siglos y en ellos se alumbra al mundo tal cantidad de genios que bien podría haberse denominado el “Siglo de Oro” centroeuropeo. Aunque pasa muy por encima de las circunstancias políticas (no puede ser más prolijo teniendo en cuenta cómo está estructurado el libro), sí que intenta hacer al menos el boceto de las principales alianzas y enemistades de la dinastía en cada momento, lo que permite al menos un contexto adecuado. El libro, divulgativo pero de ningún modo simplificado o inane, es una crónica necesaria para dar a conocer a un público amplio las maravillas y también las dificultades de una dinastía dedicada a extraer lo más bello del intelecto humano y presentárselo al mundo.

comentar en 11. Das Weimarer Fürstenhaus (La Dinastía de Weimar)

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.