título
Todología con bigote
6. Enviar y Recibir

Màrius Serra
Ed. Península

Recibo este libro enviado por el propio autor (moltes gràcies, Màrius) en el que éste reúne 141 artículos representativos de su trabajo como columnista, principalmente en los diarios La Vanguardia y Avui, durante 141 meses. Colocados en desorden y agrupados en cuatro secciones, denominadas Fuego, Juego, Ruego y El resto es literatura, más un conjunto de enigmas léxicos o verboglifos, como él los llama, estos artículos nos ofrecen una buena muestra del pensamiento del escritor catalán ante la realidad que ha estado viviendo en primera persona y que ha ido reflejándose en la prensa escrita catalana, quizá la más crítica e irónica con su propia sociedad.

Las dos primeras secciones podrían corresponderse con política, sociedad y temas locales entremezclados (digamos que la primera es mayormente social y la segunda principalmente política, pero tampoco esto es cierto), mientras que la tercera es, sobre todo, lingüístico-catalanista. Quizá es por eso que la primera mitad del libro resulta mucho más interesante y rica en contenido que la segunda, demasiado repetitiva y visceral, mientras que la última sección se antoja escasa y deja gana de más. Pero todas ellas son Serra en su salsa. Me ha sorprendido gratamente (por pura vanidad) observar que compartimos pasión por dos autores amantes de los juegos de palabras, como son el gran CAbrera INfante y, entendido como uno solo (tal que Aristóteles y Eurípides), el conjunto Les Luthiers. Pero no es extraño: conocido es que Serra une a su faceta periodística-escritora la de enigmista, como le gusta denominarse, y aprovecha cualquier circunstancia para dejarnos acertijos de aparente sencillez sumergidos en sus textos. Aquí es más explícito y los incluye en un apartado propio, con las soluciones al final del libro, cual revista de crucigramas, a los que también se dedica.

Ya he dicho en alguna ocasión que prefiero al Màrius articulista que al escritor de novelas; pienso que se crece en los espacios pequeños y se permite ser mucho más irónico y efectivo que cuando ha de alargar las situaciones. Por eso sus artículos de política y sociedad se me van en un suspiro, a veces contenido por la inclusión del contrapunto aparecido en la columna inmediatamente posterior, donde el autor incluso se da a sí mismo la puntilla cuando el texto ha desatado cierta polémica. En este sentido el libro es, además, novedoso y en cierta medida arriesgado, al incluir tras los artículos (no en todos) parte de las reacciones que el autor recibe en su correo electrónico, no siempre halagüeñas y en ocasiones realmente a degüello, por mantener la diéresis. Esto provoca que las columnas se conviertan en riadas donde se puede complementar, apostillar o rechazar de plano las opiniones de Serra, cosa que a veces resulta bastante tierna (como en el artículo sobre el injustamente desconocido juego del Sipaidis), otras veces algo chocante (la canonización de Escrivá) y otras, directamente, aburrida e irritante (la interminable serie de réplicas a su diatriba contra Ciutadans de Catalunya, inexplicablemente el artículo más largo de todo el libro). Creo, no obstante, que incluir la aportación de los lectores es un acierto: me consta (y a mí mismo me ocurre, aunque no lo haga profesionalmente) que tener que escribir un artículo con la presión de las entregas sobre temas de rabiosa actualidad, o no, supone arrancar muchas cosas de las vísceras y arrojarlas al horno olvidándose de hacer una limpieza previa; por ello, añadir ciertas acotaciones, aun siendo ajenas, al trabajo del autor (sin saber si éste está de acuerdo con lo que se le discute) permite aflojar un poco la tendencia a creerse la magia de quien por principio es hábil con las palabras. Es cierto que pueden acabar lastrando el conjunto, y de ahí mi calificativo anterior de “arriesgado”, aunque en este caso opino que el resultado es más que satisfactorio.

Un par de cositas más para el “debe” de este libro: aun siendo la agrupación de artículos un tanto arbitraria, no lo es tanto en su sección “Ruego”, casi dedicada por completo a los errores en la lengua catalana que los medios emplean. Era más simple, en mi opinión, ir salpicando estos artículos por las otras secciones para que no resultasen aburridos por reiterativos, ya que leerlos uno detrás de otro conducen al bostezo, en especial para quienes no conocemos los entresijos de la gramática catalana (aunque podamos leer y entender el idioma, que esa es otra distinta). Para que se hagan una idea, es como si alguno de ustedes, sufridos lectores de este cuaderno, hubieran de leerse toda la sección de El idioma se defiende, comentarios incluidos. Por otra parte, aunque me parece perfecto dejar cada reacción del lector en su idioma original (castellano o catalán), en los textos donde Serra habla de términos y juegos de palabras catalanas habría sido de agradecer, al menos, unas notitas al pie de página para explicarlos, ya que para el castellanohablante no siempre es intuitivo lo que significan, y habitualmente no se tiene a mano internet para buscarlo sobre la marcha.

Resumiendo: “Enviar y Recibir” es un libro irregular, como suelen serlo todas las recopilaciones de artículos, reseñas, relatos o grandes éxitos del agropop. Pero es una lectura de baño o de metro fantástica, por lo breve de los textos que lo componen, y muy recomendable para despejarse la mente un rato (carcajadas me sacó el artículo sobre las abreviaturas de nombres propios en la tarjeta sanitaria) sin por ello caer en la liviandad, gracias también a la variedad de temas que abarca y a no encastillarse en una línea de pensamiento, sino planteando dudas y cuestionando “lo que hay”, aunque a veces pontifique demasiado. Si les gusta el columnismo y los juegos de palabras, pueden hacerse con este libro para cogerlo de vez en cuando y, también, para dejarlo cuando no apetece. En ambos casos, es tiempo bien aprovechado.

comentar en 6. Enviar y Recibir

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.