título
Todología con bigote
Celtiberia con bigote: Mathadma... magatma... mohammed... Cuneta, pon cuneta.

La noticia apareció en el diario Público en abril del pasado año y está redactada por alguien claramente defensor de los defensores del pacifismo; sea lo que sea eso de “defensor del pacifismo”:


Alganirejo quita una calle a Gandhi por ser “difícil de escribir en castellano”
La decisión de quitar el nombre del padre de la “no violencia” fue solicitada por los propios vecinos de la localidad granadina porque tenían tenían problemas para dirigirse la correspondencia.

El nombre de Mahatma Gandhi ha tenido una vida efímera en el callejero del municipio de Algarinejo (Granada, 3.090 habitantes). Hace escasas semanas, el pleno del Ayuntamiento, gobernado por el PP, aprobó, con los únicos votos de los ‘populares’, cambiar el nombre de la calle, bautizada ahora como la Avenida de la Juventud. La decisión ha levantado revuelo en el pueblo por las razones que ha esgrimido el PP para suprimir el nombre de Gandhi del callejero. Para el equipo popular, se trataba de un nombre “difícil de escribir en castellano”, que causaba problemas en la correspondencia de los vecinos residentes en la calle.

La calle, que hasta hace poco llevaba el nombre del defensor del pacifismo, tiene apenas cien metros de longitud y se sitúa en una urbanización de reciente construcción que se ha levantado en la entrada del pueblo. En el año 2010, cuando el PSOE gobernaba el municipio, decidió bautizar lascalles de la urbanización con nombres de pacifistas: Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Rigoberta Menchú… Los nombres de los más ilustres defensores del pacifismo confluían en el callejero de un nuevo residencial, en el que apenas se han levantado diez viviendas de las sesenta que estaban previstas. Las viviendas que hoy forman la urbanización se pueden contar con los dedos de las manos, pero el pueblo estaba feliz por la inclusión de destacadas figuras del pacifismo en su callejero.

El acuerdo de bautizar las calles con tales nombres no tuvo ninguna objeción en su momento y fue aprobado por unanimidad, por supuesto, con el apoyo de los concejales del PP que ahora, en el gobierno, han decidido quitar el nombre de Gandhi del callejero. Fueron los propios vecinos de la calle, en la que apenas se levantan cinco viviendas, los que pidieron al Ayuntamiento el cambio de nombre por ser “difícil de escribir en castellano”.

El cambio fue rechazado por el PSOE, que cuenta con cinco concejales, frente a los seis del PP. El grupo socialista considera que el PP no tenía que haber aceptado la petición de los vecinos sin haberle explicado las causas por las que la corporación municipal decidió, en el anterior mandato, incluir a Gandhi en el callejero. El pueblo quería homenajear a los defensores del pacifismo y decidió bautizar con sus nombres las calles de las nuevas urbanizaciones.

Cuando el municipio adoptó el acuerdo unánime de dedicar una calle a Gandhi, era evidente que no era un nombre castellano y nadie pensó entonces que aquella decisión podía ocasionar “problemas” en la correspondencia de los vecinos.

Hoy, los lugareños se han indignado con algunos medios de comunicación que han llegado al pueblo pidiéndole a los vecinos que escribieran el nombre de Gandhi. Ellos no creen que la noticia pueda estar en que alguno omita la ‘hache’, sino en que hayan suprimido a un pacifista del callejero.

Cuando estaba en el colegio y tocaba escribir en las fichas tu nombre y tu dirección, siempre me daba muchísimo coraje tener que poner mi calle, que tenía un nombre bastante largo y nunca cabía en el magro espacio que nos daban. O sí cabía, pero entonces yo tenía una letra tan enorme como espantosa. Ahora sólo la tengo espantosa. La letra. Y me alegré una barbaridad cuando nos mudamos a una calle con un nombre corto, de sólo siete letras, que cabía en cualquier formulario. Como ven, de pequeño tenía alma funcionarial.

Por eso comprendo perfectamente la situación de los vecinos de Alganirejo, oigan. Encima de que vives en un barrio poco poblado, te toca la calle con el nombre más jodido y a ver si ahora el cartero, en vez de dejarte la correspondencia en tu buzón, se la deja a uno de Bangalore, o de Calcuta, ¡o incluso de una reserva india de Colorado! Que siempre hay quien se pasa con el franqueo.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.