título
Todología con bigote
Reseña: "¡Que me aspen!", de Joaquín Reyes

¡Que me aspen!
Monólogo escrito e interpretado por Joaquín Reyes.
Teatro Principal de Santiago, 15.02.2014.

Joaquín Reyes vuelve al formato con el que se dio a conocer en Paramount Comedy y presenta este espectáculo en solitario de aproximadamente noventa minutos de duración en el que va enlazando historias de temas muy distintos sin una conexión entre ellos. Un monólogo de manual, salpicado con elementos de los programas de televisión que le consagraron a él y a sus colegas de humor manchego, gracias al cuál el teatro santiagués registró un lleno casi total.

El espectáculo prometía risas a cascoporro y no decepcionó en eso: Reyes consiguió llevarse al público a donde quería sin demasiado esfuerzo —y eso que recicló partes de monólogos antiguos— a base de anécdotas, juegos de voz, canciones chanantes y su característica habilidad gestual. No se dejó casi ninguno de los géneros y ya comenzó directamente con los chistes de caca, garantía de carcajadas porque así somos los humanos, para pasar después a sus vicisitudes de chaval, luego la política, la cultura popular, el repaso clásico a los años ochenta a través de las canciones y, por supuesto, el elemento nuí, en este caso en forma de Mundo Viejuno, una de las secciones más celebradas del programa de televisión, “doblada” esta vez en vivo.

El espectáculo me resultó bastante irregular; daba la impresión de que Reyes titubeaba en muchas ocasiones a la hora de recitar el monólogo y en los momentos de improvisación se adivinaba una cierta desgana, acentuada conforme avanzaba la velada y con cierta brusquedad en el remate. No pareció importar demasiado, ya que el público se estaba riendo bien a gusto (incluyendo quien esto escribe) y la hora y media se pasó sin apenas darnos cuenta. Pero no pude evitar una cierta sensación de que Joaquín Reyes lleva tiempo sin evolucionar en este formato y que sus trabajos en televisión le han impedido sacarse el corsé de sus primeros tiempos en Paramount, para intentar elaborar algo con una estructura más sólida que la simple sucesión de chistes. Porque el problema, si lo hubo, fue que lo que contaba ya lo habíamos escuchado antes… al propio Joaquín Reyes. Y es bonico porque lo conoces, pero a la vez se queda viejuno.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.