título
Todología con bigote
Ideas sueltas #5

Veintitrés
La gala de los Goya fue aburrida y reivindicativa, por ese orden. El ministro sin valor ni atributos brilló por su ausencia y posiblemente politizó mucho más la gala no asistiendo que haciéndolo. Blanco de las principales pullas de los asistentes (empezando por el presidente de la Academia y terminando por el último de los figurantes), posiblemente su nombre fue el más repetido, para mal, durante la noche. En el segundo puesto, a Gallardón le mandaron más de un recadito desde los atriles por parte de varias actrices premiadas. Probablemente ni estaría viendo la gala por televisión, pero el asalto a su yugular fue antológico. Para el próximo consejo de ministros seguramente intentará prohibir por ley los vestidos de gasa o incluso los micrófonos.

Veinticuatro
Siguiendo con la gala, para mí lo peor de la noche fue la pareja de figurantes que salió a presentar un par de premios1, contratados, casting mediante, por una empresa de trabajo temporal muy conocida por su voracidad, y con el nombre de dicha empresa bordado y bien visible en las ropas que llevaban, como anuncios parlantes forrados de tela cara. Hay quien lo quiso ver como un gesto bonito, ellos mismos lo vieron como la consecución de un sueño (llevaban mucho tiempo en paro) y les pagaron mil euros por el par de días de trabajo. Qué quieren que les diga, yo lo vi como una forma muy rastrera de hacerse publicidad barata y conseguir lavar un poco su imagen. Que se lo digan a los subcontratados en hipermercados, con sueldos de miseria por dejarse los huesos los fines de semana para volver al paro el lunes. Probablemente no les haga tanta gracia.

Veinticinco
Esto, sí:
aplausos

Veintiséis
La infanta declaró que sabía lo que hacía su marido, pero no lo que hacía Nóos; luego que su padre le dio pasta (calderilla, apenas 1,2 millones de euros) porque confiaba en ella. De aquí se infieren dos cosas: una, que la Borbón acaba de borbonear al duque empalmado (¿quizá por un próximo gatillazo en forma de cese temporal de la connivencia?); y dos, que es una pena que a un señor que suelta dinero tan alegremente a alguien que ha dejado clarísimo que no sabe manejarlo no se le pueda legalmente inhabilitar ni encerrar en ningún sitio. Véase el caso reciente de la dueña de L’Oreal, que, con todo, seguro que olía mejor que esto.

Veintisiete
La chorradica absoluta idiotez que me encontré ayer en el tuiter fue la cantidad de gente que decía que si Suiza limitaba el acceso de inmigrantes a su país, que entonces deberíamos exigirles acabar con su paraíso fiscal. Tontastoy, que yo siempre pensaba que un paraíso fiscal era malo independientemente de tener que entrar con visado o sin él. Lo gracioso del caso es que los que se quejaban no tenían mucha pinta de evasores, aunque no era difícil adivinar a qué partido votaban.
Claro, luego les preguntas por los muertos de Ceuta y miran para otro lado, que esos son moracos o negros y no les interesan.

Veintiocho
Los domingos pueden encontrarse tanto en El País como en El Mundo auténticos dossieres sobre corrupción en España. Artículos extensísimos que van recorriendo los distintos casos que llevan años y años coleando en nuestro país, más otros de nueva hornada que muestran que aún mucha gente sigue confiando en el pelotazo para salir de pobres, aunque no de miserables.
Ojalá hicieran lo mismo durante el resto de la semana. Sería mucho más pedagógico, ya que la tele hace tiempo que renunció a serlo.

Veintinueve
España sería mucho mejor país si la gente dejase de prestar atención a imbéciles que salen en la tele en programas absurdamente denominados “debates” o “tertulias” y que no son ni una cosa ni la otra. Un silencio majestuoso que cayera sobre ellos, ni comentarios, ni tuits, ni retuits, ni cortes en programas de zapping, ni una mísera línea en la radio… que desaparecieran por irrelevantes sería cuestión de apenas unas semanas. Y se puede hacer, se ha hecho otras veces. Por eso no comprendo que incluso gente a la que conozco y que sé que son muy inteligentes caigan en esa trampa y sigan alimentando a esas bazofias comedoras de oxígeno.

Treinta
Pues a lo tonto ya es lunes.

1 Los de los “cortos”, que también tiene mandanga el ninguneo que les hacen año a año.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.