título
Todología con bigote
Ideas sueltas #1

Escribir una nota todos los días va a resultar una labor complicada, ya que no siempre aparece un tema que me impulse a ello. Por esta razón, de vez en cuando aparecerán por aquí simples retazos de pensamiento sin orden ni nexo entre ellos. Los llamaré “ideas sueltas” y estarán numeradas por la curiosidad de saber cuántas acaban el año.


Una
El día de reyes se abre siempre —y eso es muy bueno— un debate sobre el papel sexista de determinados juguetes. Aún en una sociedad moderna sigue habiendo tendencia a regalar a las niñas juguetes “propios” de su sexo, mientras que a los niños les cae una mayor variedad de posibilidades. En Twitter saltó una mini-discusión cuando alguien afirmó que si le regalaban una muñeca o una cocina a su hija se la metería al regalador en un lugar mayormente incómodo. Lógicamente era una exageración y la conversación posterior nos permitió llegar a una conclusión más o menos consensuada: un juguete no tiene por qué ser intrínsecamente malo o sexista, sino que debe ir combinado con la educación que propongan sus progenitores precisamente para que no lo sea. Una niña, o un niño, pueden pedir perfectamente a sus padres indistintamente balones, muñecas, cocinas o misiles nucleares de medio alcance. La asociación de un objeto concreto con un sexo determinado es una cuestión educativa y social, y eso SÍ que está en nuestras manos conducir.
Hace un rato se me vino a la cabeza que cuando subíamos a jugar con nuestras primas a su casa yo me iba derechito a la cocinilla que tenían, que era un juguete que me fascinaba. También tenían muñecas, claro, pero igualmente tenían un autobús de juguete (alguno se acordará del famoso “Ricobús” de los ochenta). Seguramente lo social no quita lo innato.

Dos
Ha sido muy doloroso pasar por delante de los clausurados cines Valle-Inclán de Santiago de Compostela y ver su persiana cerrada. Los últimos cines clásicos que estaban ubicados en el corazón de la ciudad cerraron sus puertas hace unos meses. Seguramente la piratería fue uno de los factores (no eran cines caros), aunque probablemente no el determinante para la desaparición de un negocio que parece ya casi exclusivo de los grandes centros comerciales y vetado a los núcleos de población medianos o pequeños. Hace un par de días leía a alguien lamentarse también por el cierre del penúltimo cierre en, creo recordar, Valladolid. Ciudades como Pontevedra ya no tienen salas. Sólo en las urbes metropolitanas sigue habiendo posibilidad de ver estrenos en pantalla grande, pero la imposibilidad de rentabilizar un negocio —el de la exhibición— cada vez más maltratado y dependiente de su ubicación más que de su calidad me hace preguntarme si no estaremos asistiendo a la desaparición de éste tal y como lo conocemos. Al final el acto de ir a la sala y sentarse en una butaca durante dos horas a disfrutar de una película será un exotismo propio de “los de la ciudá”.
Cerca de aquellos cines hay un videoclub que parece seguir sobreviviendo, ignorante de los cambios. Al menos sigue teniendo bastantes clientes. Y eso sí que me deja perplejo.

Tres
La noticia política del día debe de ser la ya indisimulada senilidad del rey Juan Carlos. Nadie se cree ya las excusas de los RR.PP. de la Casa Real y el acto que ha presidido de la Pascua Militar ha dejado unas imágenes que empiezan a recordar a las del Pacoflauta poco antes de palmarla en las garras del “equipo médico habitual”. Yo voy sacándole brillo a la boina republicana por si acaso, que el ceño fruncido del príncipe indica que ni puta gana tiene de coger el trono con la perspectiva de chorreo que le va a caer apenas lo haga.

Cuatro
A veces me imagino que hay un cementerio a donde van todos los paraguas destrozados que el último temporal ha dejado en las papeleras tras la desesperación de sus dueños.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.