título
Todología con bigote
Las vistas desde el Metro

Me marcho unos días de vacaciones y pretendo dejarles con retazos de pensamientos que van y vienen mientras se recorre la M-30. Los atascos agudizan el ingenio, parece ser. Los de tráfico y los de tránsito.

20 años de Chernóbil: Ahora que vuelve a ponerse sobre el tapete la conveniencia o no de usar centrales nucleares, Chernóbil debería de constituir todavía un aviso, una luz roja para comprobar los peligros que existen, reales y palpables. Las imágenes de niños que aún hoy, veinte años después, nacen con deformaciones, con enfermedades, sufriendo las consecuencias de una radiación de la que jamás oyeron hablar, siguen siendo igual de sobrecogedoras. O más incluso, porque seguiremos viéndolas en los años venideros, y quién sabe si ya estamos pagando en toda Europa las consecuencias del desastre nuclear de 1986. Cada vez veo más casos de cáncer a mi alrededor, y más que hace veinte años. Y las casualidades siempre me las he creído a medias, o nada.

Rajoy y los palets: No he conseguido averiguar si los redondísimos cuatro millones de firmas que Mariano ha presentado en la puerta del Congreso (que cada vez parece más un circo, menos mal que los leones ya los trae de serie) son brutos o netos. Es decir, si están ya cotejadas y contrastadas o no. Sospecho que no, primero por la redondez de la cifra y el poco tiempo que ha pasado desde que se produjera hasta que las cajas azules aparecieron en la Carrera de San Jerónimo. Y segundo, porque parte de esas firmas provienen de una extraña recogida que se hizo en intenné, donde hasta Tintin y Largo Caballero firmaron a favor de ese pretendido referéndum. No insisto más en el tema, que ya repasamos hace tiempo con la conclusión conocida: “tú ere tot-to”.

La baronesa encadenada: En primicia primiciosa, Tita Cervera afirma en La Ventana que se arrepiente de haber convencido a su marido para que trajera la Colección Thyssen a España y que ha paralizado las negociaciones con el Estado para la venta de su colección particular (que no es moco de pavo) en tanto no se resuelva a su satisfacción el pollo que pretende montar Gallardón en el Paseo del Prado, tirando todo el tráfico hacia una de las aceras, curiosamente la del Museo Thyssen. Yo estoy de acuerdo con la baronesa, sin que sirva de precedente: que me expliquen en Urbanismo cómo narices se minimiza el impacto ambiental mandando todos los tubos de escape lo más cerca posible de los peatones, talando árboles centenarios y replantando otros que lo más probable es que no aguanten. Y aquí no hay ningún juez para mirar quién se lo va a llevar calentito, ¿verdad?
Aunque me apunto a lo que decía creo que Toni Garrido en el programa local: ojalá se estirara la polémica lo suficiente para que la señora Thyssen cumpla su promesa de encadenarse a un árbol. Eso no me lo pierdo, por Marx.

ETA, Sanz y otras chicas del montón: Lo advertimos igual que lo han advertido otros… no va a ser fácil y estos desastres ocurrirán de vez en cuando. Como era previsible, ahora hay un tira y afloja entre ETA, por boca de Batasuna, y el Gobierno. Palabras, gestos, discusiones semánticas… sigo sin creerme nada hasta que no vea hechos concretos. Lo que no entiendo es ese afán de algunos por poner palos en las ruedas antes de tiempo. El presidente de Navarra, Miguel Sanz, ya lanzó hace unos días veladas (y directas) acusaciones de que el gobierno estaba negociando con la Comunidad Foral como moneda de cambio. Lanzaba pero no demostraba, claro, al igual que la famosa “remesa de cartas amenazantes” de ETA que, al final, parece ser que ni fue tal remesa, ni casi llevaban remite. Tras los sucesos de Barañain del otro día, le faltó tiempo a Sanz para exigir que Zapatero pusiera fin de manera “inmediata” al proceso de paz. Preguntado hoy en el programa de Francino si no cabía la posibilidad de que fuera un grupo incontrolado, se despachó con un “bueno, pero da igual”. Por alguna razón que se me escapa (ironía, ironía), da la impresión de que el señor Sanz esperaba alguna acción de ETA como agua de mayo. Qué triste.

Fúmbo: Que síiii, que el Barsa jugará la final contra el Arsenal (coño, igual vemos hasta un buen partido) y que el Madriz vuelve a estar sin presidente, aunque ahora parece que habrá elecciones. Desde luego, estos tienen más moral que el Alcoyano. Por cierto, ¿alguien sabe cómo quedó el Alcoyano?

Ah, que casi se me olvidaba:

Derechos humanos para el simio: Algunos políticos no saben qué hacer con tal de aprobar leyes que les blinden los cargos.

Nos vemos el martes.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.