título
Todología con bigote
Fungiciones de fundaciones

Allá por 1997 ayudé a co-fundar el grupo de teatro de la Escuela de Ingenieros de Sevilla. Para inscribirnos como asociación sin ánimo de lucro redacté unos estatutos (básicamente adaptados de otra actividad) y los llevé a la consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía. Lo que a priori iba a ser un trámite rápido se alargó durante un par de horas en el despacho del funcionario correspondiente y requirió una segunda visita unos días después. La razón es que la normativa vigente en aquel momento requería revisar artículo por artículo los estatutos y comprobar que todos y cada uno se ajustaban a una sencilla norma legislativa: la Constitución Española. Y más les vale creerlo: tuvimos que modificar algunos de ellos por ambiguos.

Algunos años antes formé parte de un club de rol que tuvo que cambiar de nombre al constituirse como asociación porque el original (que ahora no recuerdo) contenía algún término que, según nos dijeron, parecía incitar a la violencia o algo parecido.

En España, todavía en 2014, existe una Fundación Francisco Franco cuyo propósito declarado es exaltar la figura del fallecido dictador fascista y preservar su legado.1

Algo se me escapa.

1 Revista Mongolia, Diciembre de 2013

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.