título
Todología con bigote
Esas cosas divertidas que pasan...

…cuando uno se va de vacaciones y deja al país suelto.

Parks & Recreation: Si Leslie Knope visitara España para conocer sus políticas en materia de ocio y negocio, seguramente volvería a Pawnee con una embolia cerebral libre de impuestos. Parece ser que Sheldon Adelson, maestro de marionetas, ha decidido que Pierrot y Polichinela tienen nacionalidaz madrileña y apunta a Espelandia como sede de su particular Ciudad Sin Nombre. Ahora sólo falta conocer hasta qué punto la lideresa y su cohorte serán capaces de tragar (o de escupir) con tal de convertirse en la multinacional europea de la tragaperras y el burdel. El telediario de TVE ya está dándole con la mano del mortero al duro filete de la audiencia hablando de millardeces inversoras y fantabulosas cifras de empleo. Por si acaso, ya indican que también habrá opciones de diversión para los niños. Porque siempre hay que pensar en los niños, que los esclavos no crecen en los árboles.

Mientras tanto, en Catalunya han decidido que si en Madrid tienen Vegas, ellos veguerías. Como no les han dado los casinos se han enfurruñado y se han puesto a jugar a las casitas por su cuenta. Amenazan con una constelación de parques temáticos orientados a reproducir el indiscutible éxito del Parque Warner, Isla Mágica o Terra Mítica. Para asegurar la buena marcha del proyecto, uno de sus impulsores resulta ser Enrique Bañuelos, a quien quizá conozcan (cual Troy McClure) como el pionero del pinchazo burbujístico ibérico a través de su inmobiliaria-pufo Astroc… Anda, bien pensado, igual lo que pretenden montar en Catalunya SÍ es un casino.

El humo ciega tu nómina: Marilole (de) Cospedal sigue empeñada en demostrar que es capaz de improvisar todavía más que su jefe de filas. En esa competición por ver quién consigue el titular con letras más negras, Mary Pains (of) Cospedal ha decidido que los parlamentarios de Castilla-La Mancha cobran un sueldo por encima de sus posibilidades y que eso de tener nómina casa muy mal con el servicio público. Por supuesto, es pura casualidad que aquellos diputados a los que menos afectaría la supresión sean los de su propio grupo, en su mayoría con el riñón ya bien cubierto sobre el sillón de una consejería, una alcaldía, o bien en lucrativas actividades privadas. Igualmente es infame pensar, no ya pedir, que ella misma renuncie a su sueldo de presidenta. ¿No comprenden que Maria Schmerzen (von) Kospedal, cigarralera mayor del reino, se desvive por sus súbditos ciudadanos?

Por cierto, que para rematar la caricia a las instituciones, pretende cortar por la mitad el número de parlamentarios, que eso de la representatividad es cosa muy cara. ¿Cómo se dice “golpe de estado” en manchego, que no llevo ahora encima el diccionario?

Socialismo, de entrada ya veremos: Ha tenido lugar la primera reunión del comité federal del PSOE tras los desastres electorales de 2011. El responsable directo de uno de esos desastres, Rubalcaba, ha comparecido tras la reunión (a democrática y transparente puerta cerrada) para contarnos que de repente les han explicado lo de las siglas del partido y que quieren separarse de la política del último gobierno Zapatero. Propuestas marcadamente sociales y destinadas, en lo económico, a gravar con más impuestos a quienes más tienen, han sido desarrolladas, con toda seguridad, sin pensar en las dos elecciones autonómicas a celebrarse en octubre. Llámenme puntilloso, pero o el camarada Alfredovsky ha estado en coma los últimos cuatro años, o de otro modo no se entiende que no se considere uno de los culpables del hundimiento del Partido Socialista merced a haber estado en ese gobierno del que ahora reniega, a pesar de que votó y aprobó leyes y decretos sin que le temblase la mano lo más mínimo. Menos mal que tiene el apoyo de El País, que hoy en un editorial llamado “El PSOE necesario” ya aboga por un partido de oposición que no moleste demasiado, aunque vuelva —en un futuro más bien remoto— al gobierno. Tovarich Rubalcaba, si quiere de verdad hacerle un favor a su partido y al país (a El País ya está claro que les favorece), diríjase a la puerta de salida y ciérrela. Por fuera.

Oë Garoña Ya: Esto es un “podría”. La empresa concesionaria de la vetusta central nuclear de Garoña ha hecho números, a partir —dicen— de una posible reforma energética propuesta por el gobierno, y las cuentas no le salen. Tan limpia y eficiente es la energía que de allí sale que Nuclenor, en vez de solicitar la prórroga del funcionamiento (que era, según Rajoy, cosa hecha), ha dicho que “ya si acaso y eso”, con lo que el gobierno ha respondido que “huy, pues si eso mejor no”. Como en cualquier piso de estudiantes, al final nadie ha fregado los platos y el plazo legal necesario para la prórroga ha expirado, por lo que la central podría cerrar sus puertas dentro de diez meses. Lo pongo en cursiva porque, como saben, en Estepaís no suele ser costumbre que un plazo legal sea obstáculo para mantener abierto un chiringuito, sea de los de coquinas y pescao frito, sea de isótopos radiactivos a la plancha.

Y encima Cristiano Ronaldo estaba triste. No me he enterado muy bien de por qué, pero al parecer es que no encontró esa tarde ningún cajero automático que funcionase.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.