título
Todología con bigote
La Historia como farsa


[Martin Van Buren] se convirtió en presidente [de los Estados Unidos] justo a tiempo para padecer la amarga cosecha del error de Jackson con respecto al Banco1.

Una América en expansión halló muchísimas oportunidades para especular con tierras y mejoras internas. Se suponía que la gente afluiría al Oeste, a los nuevos Estados, y que surgirían nuevas granjas, ciudades, caminos, canales y ferrocarriles. Por ello, la gente compró tierras para venderlas a otros con una ganancia, quienes también compraban para vender con un beneficio adicional, y así sucesivamente.

Para efectuar todas estas compras, pidieron dinero prestado a los bancos. Los bancos de los Estados se multiplicaron y emitieron papel moneda imprudentemente, en el supuesto de que la expansión y el aumento de riqueza de la nación permitirían recuperar todo. Por supuesto, finalmente, muchas personas se quedaron con tierras que ya no podían vender obteniendo un beneficio y con deudas que no podían pagar, pero cada persona especulaba con la probabilidad de poder deshacerse de todo antes de que eso ocurriera.

Si hubiese existido el Banco de los Estados Unidos, podía haber ejercido un control financiero sobre los bancos estatales e impedido esa desenfrenada especulación. (En tal caso, por supuesto, podía haber sido acusado de obstaculizar el crecimiento del Oeste en interés del Noreste).

La montaña de dinero barato aumentó cada vez más y la inflación subió en espiral. Todo el mundo —Estados tanto como individuos— operaba con deudas.

El 11 de julio de 1836, Jackson, temiendo que la constante declinación del valor del papel moneda dejase al mismo gobierno federal con ingresos insignificantes, promulgó lo que se llamó la «Circular del Metálico», en la que se ordenaba que las tierras públicas vendidas por el gobierno fuesen pagadas en oro o plata («metálico»).

Inmediatamente se hizo difícil obtener tierras y la perspectiva de lograr grandes beneficios desapareció. Los bancos, con la esperanza de salir del juego especulativo antes de que se derrumbase, empezaron a exigir el pago de las deudas; y, por supuesto, cada deuda cuyo pago se exigía pinchaba el globo en un nuevo lugar y apresuraba su colapso.

El 10 de mayo de 1837, poco después de la investidura de Van Buren, los bancos de Nueva York empezaron a quebrar y siguió una cadena de bancarrotas de bancos: 618 antes del final del año. El pánico de 1837 fue el comienzo de una depresión económica de siete años.

ISAAC ASIMOV. Los Estados Unidos desde 1816 hasta la Guerra Civil. Alianza Editorial, 1983.
Original publicado en 1975.

1 En 1834, el presidente Andrew Jackson desmanteló el Banco de los Estados Unidos retirando de allí los depósitos gubernamentales y repartiéndolos en veintitrés bancos estatales, en la creencia de que así el poder económico estaría económicamente más cerca de los intereses de los Estados agrícolas y granjeros, en los que cimentaba su principal apoyo electoral.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.