título
Todología con bigote
Borbo-borboniza-cion!

(Dijcleime: estoy con un teclado americano en un portatil: no hay tildes, no hay enies, no hay ganas de ponerse a buscarlas. Fin del dijcleime)

Para alguien que trabaja y vive del sistema politico no hay nada que acojone mas que un conflicto institucional, aunque le toque solo colateralmente. Dentro de este excelso grupo no estan solamente los politicos con cargo, sino tambien sus partidos, las instituciones que directamente dependen de ellos, incluyendo patronal y centrales sindicales y, desde luego, bastantes mas periodistas de lo que seria deseable.

Y va el Rey y la monta, ademas a lo grande. Porque la cosa no es que se hubiera ido de caza a Botsuana, cosa que ya ha hecho en repetidas ocasiones (el oso borracho en el ojo del tigre y analogias similares), sino porque se ha roto la cadera y ha sido por eso que no hemos tenido mas remedio que enterarnos. Tras un par de dias de desproposito tras desproposito, incluyendo nietos que se disparan en el pie, yernos divorciados que siguen siendo carne de portada de El Jueves, infantes consortes que dinerean a costa del contribuyente, reinas que ya no disimulan su papel en “Anacleto se divorcia” y rubias teutonas de oficio conseguidoras, pues va resultando que solo la inviolabilidad de su majestad esta impidiendo que le llamen como estrella invitada de “Salvame de luxe”. Como suele decirse, es que lo hace queriendo y no le sale tan bien.

Inmediatamente todos los defensores de lo propio, especialmente si puede conseguirse de lo ajeno (me traduzco: de los impuestos) han cerrado filas con “La Casa”, intentando desplazar todo lo posible las actividades mas que dudosas de nuestra cabeza coronada favorita a lugares menos proclives a recibir dardos envenenados de… de la prensa? No hombre, no, a la prensa lo que mas le ha jodido es que la cosa ha sido tan descarada que, por una vez, no han conseguido encontrar excusa alguna para no ponerla en portada. Y eso que jugaba el Madrit. Que bien les habria venido si el derby se hubiese adelantado una semanita. Pero el raca-raca, el come-come y el lame-lame no se llevan del todo bien y, al menos esta vez, las redes sociales les han hecho bajar el cerebro al suelo y rendirse a la evidencia: que el inviolable no es invisible.

Por supuesto, ese “Lo siento mucho y no volvere a hacerlo” que habria quedado mejor en la garganta de Chavela Vargas ha sido rapidamente aprovechado por esa misma prensa para intentar recomponer lo rompido y colocar a Campechano I (gracias, Guillermo) de nuevo como el paradigma de lo bonico del to, que no vamos a estropear varias decadas de servicios a la tapia, digo a la patria, por un quitame alla estos elefantes, un poneme aca esta cadera y un Corinna, que me llenes de orgullo y satisfaccion, que me aburro. Todo eso, de repente, pretende ser borrado de un plumazo por la lista de acojonados de vease arriba, como si la cosa fuera directamente con ellos. Que ademas si, que va.

Y por eso se acojonan; porque hasta ahora la corona era cuestionada por algunos, pero en proporcion —eso es asi y hay que ser conscientes de ello—, eramos una minoria. Y claro, si el resto de la gente, de esa gente que tan generosamente paga (directa e indirectamente) nuestros sueldos, empieza a cuestionarse lo mas prestigiosamente intocable que tenian en Espanya, incluso por encima de la calva de Guardiola… si se cuestionan eso, piensan los arribafirmantes… EMPEZARAN A CUESTIONARSE CUALQUIER COSA!!!

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.