título
Todología con bigote
Cómo cargarse el Bundestag, por Heribert Prantl

Un polémico proyecto para reformar el reglamento del Bundestag está ahora en lo alto de la discusión política alemana. Por su interés, reproduzco aquí, traducido, el texto del jefe de nacional del Sueddeutsche Zeitung, Heribert Prantl:


Cómo se destroza al BundestagHeribert Prantl

El Parlamento se llama Parlamento porque allí se conversa, porque allí se ha de conversar; tanto, tan inteligentemente, tan disputadamente y tan convincentemente como sea posible. El Parlamento es, según la letra y el espíritu de la Constitución, el lugar más libre que puede imaginarse. En ninguna parte está la libertad de expresión tan protegida como allí, en tanto que los diputados van allí precisamente para conversar. El nuevo reglamento que se planea es el libro de instrucciones para cargarse al Bundestag.

La libertad de palabra de los diputados libres podría terminar del todo. Exactamente eso quieren imponer los líderes de los grupos a sus parlamentarios: el que quiera a toda costa explicar por qué vota lo que vota, deberá hacerlo en el futuro por escrito, justo antes de la votación y en tan pocas líneas como sea posible. Y el presidente del Bundestag deberá en el futuro imposibilitar, en la práctica, dar la palabra a un diputado que quiera expresar una opinión distinta a la de su grupo.

Si los diputados realmente deciden eso, entonces decidirán su propia incapacitación, pues convertirán al líder de su grupo en un tutor. También se podría organizar al Parlamento igual de fácilmente y de forma mucho más barata si se convierte a los respectivos jefes de grupo o al presidente del Parlamento en depositantes de votos.

El derecho a tomar la palabra es el corazón del estatus constitucional del diputado. Éste puede, y así lo confirmó el Tribunal Constitucional en 1959, en un caso extremo incluso hablar contra la voluntad de sus compañeros de grupo. Habría que escribir esta frase en letras enormes sobre la entrada del Bundestag: Los parlamentarios se llaman así porque pueden hablar.

Pueden encontrar el original aquí.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.