título
Todología con bigote
Escenarios (II)

Hay tantos hilos que manejar en este encaje de bolillos que, como salga bien, deberá ponerse en las escuelas como ejemplo de estilo político. Los escenarios que se presentan son de todo menos simples:

  • Para empezar, lo fundamental es hacer un seguimiento de la actitud de ETA en esta nueva situación. Si, como se cuenta en la prensa seria, han sido asesorados por algunos protagonistas del desmantelamiento del IRA, es de suponer que un proceso similar en Euskadi va a ser largo y penoso, además de lleno de riesgos. Como el anuncio del alto el fuego no incluye la palabra “definitivo”, algunos iluminados se han apresurado a quitarle toda validez, insinuando que sólo una declaración expresa de abandono total sería lo aceptable. Algo que, sabemos de sobra, no va a producirse a las primeras de cambio, ya que lo que hay aquí es una partida de ajedrez, y el “mate del pastor” está más que ajado. Se medirán pasos, palabras, actitudes, hasta el empleo de ciertos verbos o expresiones. Pero no debe cometerse el error de someter todo el proceso a un escrutinio hasta el último detalle, ya que podría hacerlo colapsar.
  • Elementos que mueven al optimismo: la escenografía que ha puesto ETA en marcha para anunciar su alto el fuego, incluyendo la dichosa palabreja “permanente” y el hecho de que las reivindicaciones que solían acompañar a esta clase de comunicados han sido esta vez bastante más difusas y menos enérgicas. Igualmente, la actitud repentinamente colaboradora de PSOE y PP como si aquí no hubiera pasado nada. Y, si me permiten la audacia, la cadena de bombas que se pusieron, casi consecutivas, hace algunas semanas. Le comentaba a un amigo entonces que ETA estaba deshaciéndose de los últimos petardos que le quedaban, en parte para hacer una demostración de fuerza con la que presentar la tregua, y en parte para no complicarse (más) judicialmente si se da el caso de que entreguen las armas y sean procesados.
  • Elementos que aconsejan la prudencia: evidentemente, el hecho de que se trata de ETA y de que no es la primera vez que anuncian algo que acaba por no cumplirse. Además, no hay que olvidar que el próximo año tenemos unas elecciones municipales en las que Batasuna podría perder el poco poder real que le queda, puesto que siempre ha fundamentado su base política y económica en los ayuntamientos. El alto el fuego podría ser utilizado como excusa, más que como motivo, para reconstruir la estructura de la coalición y así poder suministrar dinero de nuevo a los terroristas, tal como sucedió en la tregua de 1998.
  • Actitudes y riesgos: por parte del Estado se debe partir siempre de una base irrenunciable, esto es, cero concesiones. Ahora bien, esta base puede ser “adornada” de tal manera que ante la parte de sociedad vasca que apoya las ideas abertzales no aparezca la rendición de ETA/Batasuna como una claudicación humillante. Entiendo que es lo que a todos nos gustaría, pero veamos las cosas con perspectiva: la tregua del 98 y las posteriores elecciones mostraron que Batasuna podía alcanzar unos apoyos muy considerables, casi del 20% de los votos, y es una cifra que representa a una masa social que no debe desdeñarse. ¿Que están por un País Vasco independiente? Bueno, está por ver que todos crean eso, pero aun así no sería algo reprochable en tanto se defienda democráticamente. El principal riesgo, pues, está claro: que vuelva a ser una trampa y que cuando ello se haga patente sea demasiado tarde para rectificar.
  • Pero hay un riesgo más que debe tenerse en cuenta: que de la ETA que abandone las armas se escinda un grupúsculo de exaltados, igual que sucedió en Irlanda. Eso sería un gran peligro por cuanto esos incontrolados sólo conocerían el lenguaje de las bombas y el fanatismo. Muy probablemente hablaríamos del sector más joven que ahora integra la banda, más radical y menos instruido que quienes ocuparon su dirección hasta 1992; por tanto, más difícil de llevar al redil de la democracia.

(Continuará)

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.