título
Todología con bigote
Reflexiones sobre Fukushima (IV), por Carlos Serra Giráldez

Hoy, 28 de Marzo de 2011, se ha confirmado por parte de Tepco y las autoridades japonesas lo que todos sabíamos a pesar de la opacidad informativa establecida. Y es que el evento de Fukushima es mucho más serio de lo que nos quieren hacer creer.

A día de hoy ya sabemos, antes deducíamos, que hay plutonio fuera del la contención del reactor número 3. Pero agárrense, que la muestra ha sido encontrada a unos 500 metros de las chimeneas de los reactores 1 y 2 y ¡procede de muestras tomadas hace una semana!, concretamente los días 21 y 22 de marzo. ¡Y lo dicen ahora! Recordemos que en el combustible gastado “normal” por cada gramo de Plutonio hay 97 gramos de Uranio con todos sus isotopos y otros elementos igual o más radioactivos de la serie de desintegración. Así que si han encontrado plutonio, ¿Cuánto más están escondiendo?

Por supuesto, como ya sabiamos, hay barras de combustible en los reactore fundidas y al aire. Nada que no hayan deducido miles de expertos en energia atómica y que Tepco no ha podido admitir hasta ahora.

¿Quieren seguir alucinando con la mala praxis de esta crisis?

Resulta que el jefe de Gabinete del Gobierno japonés, Yukio Edano, ha señalado que Tepco no cumplió suficientemente rápido las órdenes del Gobierno, que en la madrugada del día 12 de marzo mandó ventilar las vasijas de los reactores de la central, lo que habría evitado las explosiones posteriores provocadas por la acumulación de vapor radiactivo. El primer ministro japonés, Naoto Kan, ordenó la apertura de las válvulas de las vasijas a las 1:30 horas del 12 de marzo, horas antes de su visita a la planta por lo que el Gobierno contaba con que el proceso de ventilación se iniciara sobre las 3:00. Pero Tepco no actuó hasta las 6:00, cuando estaba prevista la partida de Kan de Tokio hacia Fukushima ¡tardan 4 horas y media en ejecutar una orden! Tras conocer esta información el Gobierno reiteró a TEPCO que ventilara urgentemente las vasijas. Kan llegó en helicóptero poco después de las 7.00 horas y pasó aproximadamente una hora en las instalaciones, ya que el Gobierno consideraba entonces que la liberación del vapor de los reactores no suponía riesgo alguno para la salud humana.
En los días posteriores se registraron sendas explosiones de vapor de agua o hidrógeno en los reactores 1, 2, 3 y 4 de la central de Fukushima-1, menuda casualidad.

Creo que la desvergüenza que ha mostrado Tepco y las autoridades japonesas calificando el escape de un elemento radiactivo con una vida media de más de 24.000 años de “inocua” entra de lleno en la estafa y el crimen de lesa humanidad. Si no fuera porque el tribunal de La Haya no funciona adecuadamente, propondría que se empezara a empapelar a todos los responsables de que el peor accidente nuclear de la historia haya ocurrido, desde el ingeniero que aprobó el emplazamiento hasta el funcionario que aceptó que se reabrieran en 2005. Por si fuera poco, también han admitido que en el reactor 2 hay fusión de las barras, otra cosa que ya sabíamos hace semanas.

La sensación que tengo es que Tepco está tratando de aguantar la situación a toda costa para ganar tiempo y seguir introduciendo liquidadores que, si supieran realmente la magnitud del desastre, se pensarían dos veces acudir al tajo nuclear por muy japoneses honorables y kamikazes que sean. Tepco,queda claro desde antes de lo de Fukushima, es una compañía corrupta, que ha reconocido ante la prensa la falsedad de muchos de los informes que se han llevado a cabo en sus centrales nucleares. Sus dirigentes siguen mintiendo, de manera sistemática u ocultando valiosa información en las conferencias de prensa para marear la perdiz.

En ese tiempo la cantidad de radiación emitida a la atmósfera, al mar y a la tierra circundante puede llegar a límites nunca vistos. Los Terabecquereles se quedarán como una cantidad de lo más optimista. Es increíble la incompetencia del gobierno japonés para seguir delegando su responsabilidad en una empresa privada que no sabe gestionar el tema ¿No les resulta extraño que llevemos 17 días con una central nuclear a todas luces descontrolada y todos los partes de prensa comienzan por “hay probabilidad de”, “creemos que”, “las lecturas no son muy fiables por lo que”, “no podemos estar seguros de”, “no se puede afirmar tajantemente que“… ¡lo único en lo que muestran seguridad es en que el plutonio no representa peligro alguno! Si no fuera porque el plutonio gastado es perfecto para construir bombas atomicas (una buena razon para no usar reactores que funcionen con plutonio) dentro de poco lo veremos como ingrediente en los desodorantes, ojo.

La incompetencia del OIEA ha quedado también al descubierto. Proponen una reunión extraordinaria sobre seguridad nuclear… y la colocan el 26 de junio. Para entonces veremos qué se encuentran. Yo no doy crédito a lo que leo.

Y lo que está conteniendo la paciencia de muchas personas es la dirección del viento… que ahora empieza a rolar hacia el continente y va a llevar el “regalo” a China. Observaremos reacciones internacionales por parte de un país muy poderoso con un revanchismo hacia Japón largamente acumulado, ojo.

Por su parte Greenpeace pide que se eleve a nivel 7 el accidente pero Japón, claro, se niega a reconocer tal gravedad y sigue obstinada en un falso 5. Si me permiten el órdago, creo que cuando el OIEA se reúna el 7 de va a quedar corto para calificar todo lo que está pasando y aun queda por pasar y tendrán que estirar la escala hacia el 8 como un chicle. Greenpeace insiste en señalar que se han localizado niveles de radiación en un radio de 40 kilómetros de la central, por lo que ha pedido a las autoridades niponas que amplíen el perímetro de evacuación. El Gobierno ya ha desestimado la petición y asegura que las cifras aportadas por la asociación “no son fiables”, según ha comunicado la agencia de seguridad nuclear japonesa. Pero por si acaso han añadido que la mayoría de los residentes han abandonado ese área y casi nadie vive en la zona. Y yo me pregunto, ¿por qué nadie vive allí si el perímetro de seguridad recomendado es de 30 y no de 40? ¿Cuántos japoneses confían en su gobierno a estas alturas?

Lo de Chernóbil fue un accidente estúpido y encubierto, pero con una gestión resolutiva admirable donde murieron miles de liquidadores a sabiendas de lo que estaban jugándose. Lo de Fukushima ha sido todo lo contrario. Un accidente natural poco probable, que no imposible, con una gestión patética, aunque el oscurantismo informativo no le va a la zaga, y donde han reclutado a personal no especializado para el trabajo con la promesa de que tenemos poco menos que unos “hilillos de uranio”.

En lo personal estoy muy, muy cabreado. Llevo 20 años temiendo y sabiendo que va a ocurrir un accidente como este y ya está aquí. Pero la clase dirigente demuestra, salvo honrosas excepciones como ha pasado con las elecciones de Baden-Württemberg, que les importa un comino el bienestar de la población. Olvídense de reacciones de las autoridades tipo películas heroicas como “Air Force One”, estamos metidos de lleno en la “era Torrente”.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.