título
Todología con bigote
17 propuestas para la reforma del estado autonómico

El PP está de convención: ya saben, esos saraos en los que un grupo de seres con intereses comunes se ajuntan, se frotan las espaldas, comen y beben como si no hubiese un mañana y se van de putas al romper la noche. Más o menos.

Y claro, se han dado cuenta sobre la marcha que con la que está liando Zapatero, cuando ellos lleguen al poder, previsiblemente dentro de año y medio salvo que el Betis gane la liga antes1, se van a encontrar con que no les queda nada por privatizar y vender por partes. Y claro, en ese caso van a tener que arremangarse y ponerse a trabajar de verdad. Y ya saben que Rajoy para eso es muy suyo y en casa, como los Picapiedra, tiene hasta un pequeño pterodáctilo que pica por él en el mando a distancia de la TV.

De manera que, tras el primer té con picatostes, se les ha ocurrido que eso del Estado de las Autonomías es una cosa una jartá2 de complicada y, sobre todo, muy gastosa. Que qué es eso de ir por ahí tirando el dinero de todos cuando se lo pueden quedar ellos e invertirlo en cosas tan productivas como ponerle fotos al BOE o hacer parques de cemento para que haya zonas verdes en los pueblos. Conclusión: hay que reducir y simplificar el modelo de estado. Autonomías sí, pero dentro de un orden, que la entropía del Universo va cara y no paga comisiones.

Como siempre les acusamos de que no hacen propuestas y se limitan a decir que todo es una mierda y que el que venga detrás que arree, yo quiero altruistamente contribuir a este amago de propuesta genovesa con una serie de recomendaciones que, a falta de una definición mejor, pretenden ir todavía un paso más allá y, directamente, sustituir el estado autonómico por otro todavía más simple y seguro que más barato para las ya magras arcas nacionales.

Y, como tenemos diecisiete autonomías, allá van nada menos que diecisiete propuestas. Se las doy gratis, creative commons, copyleft, GNU, GPL y hasta se las envuelvo para regalo. Eso sí, para cualquier reclamación sepan que la hora de soporte a cliente la cobro muy, muy cara. Ni Camps podría pagarla. Aunque quisiera.

PROPUESTAS PARA LA REFORMA DEL ESTADO AUTONÓMICO

1. Comunidad de Madrid: desmantelarla, directamente. Dividirla en dos partes y enviar una a Castilla-León y la otra a Castilla-La Mancha. Si queda algo, se manda a Catalunya, para que tengan algo de qué quejarse cuando se independicen. La capital se cercará a la altura de la M-30 con un muro de veinticinco metros de alto, extensible a Alcobendas, Pozuelo y Las Rozas, de manera que no entre ni salga nadie ni nada. Va a ser posible que se detenga el chorreo de dinero de esta forma. Bloquear todas las señales de televisión, excepto Telemadrid, para que Espe crea que sigue siendo presidenta de algo; así estará calladita otro par de meses. El gobierno central, diputados incluidos, se trasladaría a Jerez de los Caballeros. A los senadores les encerraríamos en una nave industrial con 64 cámaras de video, en el barrio de Pan Bendito, a ver lo que aguantan. Cuando sólo quede uno, éste procederá a la disolución automática de la institución y se retirará a Yuste.

2. Murcia: Cavar una zanja justo en el límite con las otras tres comunidades y dejar que se vaya desprendiendo sola. Problema del agua y de los campos de golf resuelto. Problema del exceso de ladrillo sin vender, resuelto. Problema de Valcárcel, resuelto.

3. Comunidad Valenciana: Afirmar en voz alta que el idioma valenciano es una mierda y facilitar con ello la creación de un partido independentista que abogue por la fusión con Catalunya. Concedérsela y que el problema se lo coma CiU. Declarar a Rita Barberá “Bien de Interes Cultural” y luego hacer con ella lo que ella hace con dicho patrimonio.

4. Baleares: Esta es fácil; privatizársela a Alemania. Como alternativa, se puede imponer la exigencia de visado de entrada, pero solo a los españoles. Con suerte se irá despoblando de éstos y Alemania podrá anexionársela sin problemas. Eso sí, condición indispensable es que se queden con la Munar.

5. Aragón: Excavadora al canto y aplanar el Pirineo, que hacer túneles sale carísimo y, total, para lo que nos quieren los franceses no hace falta ni que entren.

6. Castilla y León: ¿Qué es eso de tener un territorio tan extenso cuando toda su población se puede meter en Madrid y sobraría sitio? Para evitar este despilfarro, propongo concentrar a todos los castellanos en Valladolid, a todos los leoneses en León, segregar Soria como república independiente y, lo que quede de terreno, vendérselo a los qataríes, que están últimamente que lo petan.

7. Cantabria: Visto el empeño de Revilla, cambiarle el nombre a “Anchovia” e inundarla para convertirla en terreno de monocultivo de la especie, dejando las tres o cuatro ciudades principales como islitas, para turismo exótico y lonjas.

8. Euskadi: vamos a darnos cuenta ya de que la idea ibarretxiana3 del estado libre asociado no era en el fondo tan mala, y concedamos a los vascos-vascos ese estatus. Nombrar inmediatamtente antes tres lehendakaris, uno para Vitoria, otro para Bilbao (margen derecha) y otro para Donosti. Ya sé que esa triplicación puede parecer mucho más onerosa, pero piénsenlo: a partir de ahí empezarían a pedirse transferencias y conciertos económicos entre ellos, descargando al gobierno central del perpetuo coñazo. Es más, con suerte empezarían a pedírselos a Francia.

9. Navarra: nacionalizar el Opus. ¿Qué más medidas quieren?

10. Catalunya: Independencia. Directamente, sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 pesetas4. ¿No llevan años repitiendo que los catalanes son insolidarios y que lo único que quieren es quedarse el dinero? Pues hala, que se independicen y, según la teoría popular, la consecuencia directa es que habría más dinero para las arcas del Estado, ya que los catalanes no se quedarían nada. Es más, yo propondría que el PP fundase luego un partido nuevo con sede en Barcelona y que abogara exclusivamente por la independencia de Alicia Sánchez-Camacho.

11. Asturias: Nombrar a Cascos presidente por decreto. En serio; con lo poco que va a tardar en arrasar el principado, será de justicia reconocer su labor: un solar no produce, pero tampoco hace gasto.

12. La Rioja: construir de una vez la presa de Asuán en el Ebro (trasladando Asuán a Logroño, si es necesario, piedra a piedra) y cobrar peaje desde ahí por el agua. Si eso no funciona, anexionarla a Euskadi, por supuesto con lehendakari propio (véase punto 8).

13. Galicia: Ampliar el aeropuerto de Santiago hasta unir las pistas con los de Vigo y Coruña. Lo que se van a ahorrar los gallegos en transporte por carretera sólo con el reprís del despegue y aterrizaje. Poner un petardo nuclear en cada esquina del Gaiás y emprender de una vez la carrera espacial galaica. Introducir a Fraga en la cabina antes del primer despegue. Y quitarle a Feijóo la tarjeta de Roberto Verino, cambiándosela por la de Lefties. Ahorro absoluto en compra de jerseys collejeros.

14. Extremadura: Nada. Siendo tierra de chorizos, gobierno y diputados estarán como en casa y no necesitarán viajes, dietas ni complementos. Pero que no salgan de Jerez de los Caballeros, por favor. En serio. ¡Barreda, haga algo!

15. Castilla-La Mancha: Casar a Cospedal con Bono y colocar a éste como presidente perpetuo de la comunidad y consejero delegado de los centros Svensson en España. Ahorro directo en campañas electorales y royalties a puntapala. Ah, y asfaltar las Tablas de Daimiel; qué es eso de tirar el dinero en unos cenagales, ein.

16. Canarias: Ésta también es fácil: intercambiar los nombres de Tenerife y Gran Canaria. El lío que se formará en las demandas históricas y denuncias de agravios les tendrá entretenidos entre cinco y diez años, que pueden aprovecharse para buscar a algún inglés incauto al que vendérselas (varias veces).

17. Andalucía: Bah, de verdad, si Bin Laden la quiere, que se la quede. Eso sí, que luego no venga llorando y preguntando si puede devolver a los sevillanos.

Y con carácter general, elegir obligatoriamente a un presidente del gobierno portugués (ser del Alentejo puntúa el doble en votos), para poder tener a un vecino al que echarle las culpas de todos nuestros males. Es la única manera en la que el Partido Popular no perdería su razón de ser y podría sobrevivir, digamos, otros ochenta años, dependiendo de lo que viva Mayor Oreja.

Atentamente,
Otis B. Driftwood, todólogo con bigote.


1 Porque si eso ocurre, entonces es verdad que CUALQUIER cosa es posible.

2 Recuerden que la convención tiene lugar en Sevilla. De haber sido en Madrid la palabra sería “mazo”.

3 Anson diría ibarrechiana.

4 Hace mucho que no juego al Monopoly: ¿con cuántos leuros se juega ahora?

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.