título
Todología con bigote
18 horas

He aprovechado el fin de semana para leer (más bien beberme) el libro de José Oneto sobre los acontecimientos que tuvieron lugar la ignominiosa noche del 23 de febrero de 1981. A través de detalles contados por quienes lo vivieron en persona, datos obtenidos o desclasificados con posterioridad y las transcripciones de conversaciones telefónicas realizadas aquella noche, Oneto reconstruye los preliminares de un suceso que podría haber desembocado en otra gran tragedia dentro de la ya turbulenta Historia de España.

Y digo esto porque estamos atravesando una época en la que parece que está de moda el revisionismo “a la baja” de sucesos que aún permanecen bien frescos en la memoria de la mayoría, pero que es necesario que se sigan contando a quienes no los vivieron, con un doble fin: que las nuevas generaciones (todas, no las de ese partido que están pensando) sepan que la democracia y la libertad no son un regalo que debe darse por concedido, sino algo que debe construirse día a día y, sobre todo, que dichos acontecimientos, igual da que se trate de hechos consumados o de meras intentonas, no deben repetirse bajo ningún concepto. En estos días en los que la tendencia a minimizar se está convirtiendo en costumbre, oír a ciertos políticos y periodistas hablar del 23-F como si fuera algo de opereta, casi chusco, resulta como mínimo inquietante, por no decir aterrador; depende de su uno piensa que esos individuos no tienen, con perdón, ni puta idea de todas las implicaciones y ramificaciones que aquella noche podría haber tenido, o de si, por el contrario, pensamos que lo están haciendo adrede con el fin de poder justificar determinadas actitudes ciertamente “sospechosas”.

En realidad, Oneto no ha tocadaod apenas nada de lo que escribió hace veinticinco años, limitándose a añadir una introducción de setenta páginas en la que trata de sintetizar las nuevas informaciones aparecidas en estas dos décadas, pero sin ánimo de profundizar en ninguna de ellas, simplemente añadiendo un cierto trasfondo a lo que después se cuenta. Sin embargo, es justamente este hecho lo que vuelve al libro aún más sorprendente. Se leen pensamientos e ideas puestos en boca de los golpistas y des sus allegados que hoy podríamos encontrar con pasmosa facilidad hasta en titulares de prensa y radio (y eso que ya no existe El Alcázar)... exactamente de los mismos que hacen chufla de nada menos que un intento de golpe de estado en este país, nuestro país.

Es evidente que ya no estamos en 1981, que la situación actual está a años luz de la de entonces y que una nueva asonada militar en España, país siempre de sangre caliente, sería muy improbable. Pero acojona pensar que, de producirse algo semejante, quedarían todavía voces nada desdeñables que le darían la bienvenida como una “salvación nacional”, cuando la Historia demuestra que las naciones son, precisamente, las únicas que nunca se salvan y que centenares de cadáveres quedan siempre atrás en cada intento.

23-F, La historia no contada – Caso Tejero, 25 años después
Autor: José Oneto
Editorial: Ediciones B
489 páginas, 19 Euros

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.