título
Todología con bigote
¿Más sabe el diablo?

—Ha llegado la hora, dije.
Me miró enarcando las cejas.
—¿Ya, tan pronto?
Siempre igual, en realidad da lo mismo el momento, nunca les parece haber vivido suficiente.
—Vámonos, no hay tiempo para más, tengo unos horarios que cumplir y son muy estrictos.
—Si apenas he tenido tiempo de ordenar mis asuntos. La verdad, pensaba que…
—No importa eso ahora, firmaste un contrato y tienes que honrarlo. Son las reglas, y tú mejor que nadie sabes que hay que cumplirlas. A rajatabla.
Supuse que resistiría más, pero hasta él fue consciente de que era inútil. Con gesto abatido, tomó su mochila y salió delante de mí, a paso eternamente lento.
—No lo entiendo, no comprendo cómo pudo pasarme esto. Siempre era yo el que acababa quedándose con las almas de los desesperados y los ambiciosos. No lo entiendo.
—No hay mucho que entender —le contesté—. Soy un abogado excelente.

(Dedicado a Paula-Dordoka, que sin saberlo me ha dado hoy la idea).

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.