título
Todología con bigote
¿Y quién nos defiende de los periodistas sectarios? (VII)

O más bien, de los periodistas amarillos. O de los periodistas sin escrúpulos. O de los periodistas gilipollas, sin eufemismos.

Observen, por favor, el titular del diario 20minutos, que enlaza a esta noticia. Da la impresión de ser una de las enésimas declaraciones del asturiano quejándose del mundo, ¿verdad? Pues si pueden acceder a la noticia en cuestión, observarán que esas declaraciones no aparecen (al menos a esta hora, 20:20) por ninguna parte del texto. Es decir, ya no es que estén sacadas de madre, es que, mientras no muestren lo contrario, son directamente una trola, llamada a tener más “hits” en la página, más publicidad y, por qué no decirlo, más carnaza en sus desacreditados foros.

No es la primera vez que el diario dirigido por Arsenio Escolar, ese caradura que se da pisto en sus columnas de hacer una prensa limpia (por ejemplo, anunciando a bombo y platillo que no van a publicar noticias de toros ni avisos de contactos), se entrega al amarillismo más puro, a la noticia inventada o a los titulares pestilentes. Casi siempre cebándose con los mismos, curiosamente; Alonso es sólo uno de ellos, pero qué juego les da, mare meua. Seguro que su otro león de cabecera, Martínez Soler no sacará este tipo de titulares en su sección Se nos ve el plumero. No importa que Alonso esté hasta los cojones de que lo traten como basura, que seguramente lo estará, no importa que la realidad sea más prosaica de lo que debería, mientras haya carnaza ya se encargarán ellos de poner la guerra.

Está claro que 20minutos es un diario gratuito. En todos los sentidos que esta palabra contiene. Lo de que “no se vende”... bueno, eso es más que discutible. ¿Quién dijo que no teníamos tabloides en España?
—————-

En otro orden de cosas, a veces creo que me quedo solo defendiendo a Fernando Alonso. Es, probablemente, el deportista español con mayor proyección internacional de toda la Historia, incluyendo a Miguel Induráin. Participa en un campeonato en el que sólo entran veintidós pilotos, donde cuesta muchísimo hacerse un nombre y del que ya es, por dos veces, campeón del mundo, la última de ellas superando al todopoderoso Michael Schumacher. Es, en definitiva, un ganador nato.

Sin embargo, en este país tenemos a gala ir a degüello contra quien destaca mínimamente, y parece que el objetivo de nuestra prensa es tumbar a Fernando a poco que se presenta la oportunidad. Para ello no se cortan un pelo en sacarle declaraciones de contexto, en presentarlo como un tipo seco, “saborío”, chuleta y, últimamente, llorón. Y, lo más lamentable, en hacer titulares como churros cada vez que comete un error o, si no lo comete, ya procuran que sangre por las costillas como no quede el primero. Casi parece que se alegren de que no gane. Y que eso lo haga la prensa extranjera, sobre todo si es como la británica, que tienen a un nuevo dios al que adorar (Hamilton), es comprensible, pero que te hagan la petaca en casa… yo me lo sigo sin explicar, salvo porque parece que sólo nos guste ser campeones mundiales en envidia, ya que en fútbol no somos capaces.

Qué difícil resulta ser español a veces.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.