título
Todología con bigote
El factor CiU

Parece ser que va a haber Estatut. Parece ser que no se va a asemejar mucho al borrador original. Parece ser que Catalunya no será nación articuladamente, pero sí preambulatoriamente (palabros gratuitos made in Mr. Driftwood; de nada). Parece ser que al final va a caer la financiación que hubiesen pactado los populares de no haber conseguido Aznar la mayoría absoluta (el 50% del IRPF). Parece ser que ERC está cabreada porque está perdiendo protagonismo. Parece ser que CiU recupera la visión pragmática de Pujol. Parece ser que el PP, particularmente Acebes y Zaplana (Rajoy suele callar cuando éstos rugen), no está demasiado satisfecho. Porque parece ser que, al fin y al cabo, no va a ser Zapatero quien rompa España.

Creo que se contaba con el factor CiU desde el principio. Esa tirantez, incluyendo un giro hacia la radicalidad independentista, que se observaba en la coalición catalana desde que los tumbaron del poder hace tres años, ha dado paso a una resurrección de la política avispada y pragmática que caracterizó tantísimos años de pujolismo. Fue cuando la capacidad negociadora (mercantil, diría) de los políticos catalanes despertaba, como mínimo, admiración, aunque en ocasiones ésta se tradujera en odio por parte de otras comunidades, eternas aspirantes a manejarse con los dineros la mitad de bien que los de la senyera. Y ahora, con el “casi honorable” Artur Mas, se ha alcanzado un pacto como debía ser: haciendo concesiones por ambas partes. La transformación de la política en un circo de niños caprichosos, protagonizado por Carod-Rovira y Puigcercós, ha demostrado ser mucho menos productiva y mucho más arriesgada de lo que parecía. Y ERC ha tensado tanto la cuerda de sus pretensiones que se ha encontrado con que, de repente, no resulta imprescindible. Y oigan, qué globo se han cogido…

Y es que los circos en política suelen tener aforo limitado y aceptación más limitada aún. La estrategia “todos contra el PP, el PP contra Catalunya”, esgrimida por los republicanos como forjadora de votos, funcionó muy bien al principio, y creo que aún tiene una aceptación cierta entre parte del electorado independentista. Pero a ERC le falla un cálculo: ni son el único (ni el mayor) partido nacionalista catalán, ni son los únicos con pretensiones independentistas, ni, desde luego, representan a una mayoría de la población catalana, mucho menos a toda ella, como suele pasar con las formaciones que hacen de una bandera su único programa.

Ahora dicen que no apoyarán “gratis” las iniciativas del gobierno. Como si lo hubieran hecho gratis alguna vez, vaya. Suena a pataleta del tipo “ahora me enfado y dejo de respirar”, y probablemente se amoraten antes de volver a esa posición única de la que disfrutaron. El triple apretón de manos entre Zapatero, Mas y Duran i Lleida no es sólo el punto decisivo del Estatut, sino la escenificación de un posible pacto a corto plazo que relegue, una vez más, a la formación independentista. A Zapatero se le vio muy cómodo en compañía de los jefes de la coalición (y sospecho que Duran, uno de los políticos más inteligentes y astutos que hay en este país, ha tenido mucho que ver con ello) y, en mi modesta opinión, ese simple gesto puede garantizar, nada menos, que la legislatura llegará hasta su final en 2008.

Es más, creo que incluso se desactivan posibles amenazas de ERC como la de romper el pacto en la Generalitat y dejar de apoyar a Maragall. Y eso es así por dos razones: que a quien menos le interesa abandonar el poder después de haberlo palpado es a ERC, y que Maragall se ha vuelto una china en el zapato tan gorda que a pocos en el PSOE les importará que sea el peón sacrificado en esta extrañísima partida de ajedrez tejida con las negociaciones por el Estatut. Ahora lo que se avecinan son varios meses de enmiendas y habrá que ver en qué queda lo pactado, pero lo que es cierto es que a Mas y Duran (y, por extensión, a Zapatero) les ha salido una jugada redonda: se han presentado como salvadores del Estatut, han sido capaces de templar los ánimos hasta dentro del PSOE y aparecen como los políticos responsables y comprometidos con su Comunidad (¿país, región, nación, zona neutral?), lo que, de cara a unas hipotéticas elecciones anticipadas en Catalunya, otorga unas cartas credenciales magníficas para recuperar el poder, tras los desmanes y desvaríos de sus contrincantes de ERC. Y si, además, ello sirve para que se les vea como los que diluyeron la crispación existente, entonces la jugada será de repóker de ases.

La maldad es obvia… para mí que Pujol ha estado entre bastidores.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.