título
Todología con bigote
El ejército que tenemos

Vivimos, en definitiva, una experiencia académica impagable que se puede recoger en un corolario muy simple: no conocemos a nuestro Ejército –éste del siglo XXI– ni por el forro. Y es una lástima. Lo es porque el estamento militar español, compuesto hoy por hombres y por mujeres de altísima cualificación profesional y un creciente número de universitarios, realiza en estos momentos una labor de proyección mundial de la imagen de España que no superan ni el Real Madrid, ni el Barça, ni Fernando Alonso juntos. Esto no es una boutade, y si no, que le pregunten a los lugareños de aquellas aldeas en Bosnia que comprobaban cómo las patrullas españolas se desprendían a su paso de sus propias raciones de supervivencia repartiéndolas entre la población asediada aun a costa de la seguridad personal de la tropa. Esto, como bien me advirtió uno de mis conferenciantes invitado, no lo hubieran hecho militares de otra nacionalidad, lo que puede ayudar a explicar por qué es tan difícil que a un militar español alguien le dé un tiro por la espalda en misiones de este tipo. Y a la hora de negociar un alto el fuego, que llamen a uno de los nuestros, como en tantas ocasiones ha ocurrido.

José Manuel Gómez Muñoz, catedrático Jean Monnet, en Diario de Sevilla

(a quien pude conocer en un seminario sobre Derecho a la Inmigración y Mercado de Trabajo, hace casi cuatro años… un tío con la cabeza muy bien amueblada, sí señor)

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.