título
Todología con bigote
Reseña: "Una esquina en Nueva York", de JJ Merelo

Una esquina en Nueva York
Juan Julián Merelo
Amazon

Hay libros de viajes que son una delicia de leer porque cuentan más del viajero que del propio periplo de éste. “Una esquina en Nueva York” es precisamente de esos, y Juan Julián Merelo (JJ, de toda la vida) utiliza esa esquina del título, ese aleph situado entre la calle 42 y la Octava Avenida, como foco de proyección desde el que empieza a contarnos un viaje que hizo a la ciudad de los rascacielos… y de ahí se pierde en los recuerdos de otros viajes, otros descubrimientos, aventuras urbanas que lo mismo se cruzaban el mundo de punta a punta que exploraban una estación a veinte kilómetros de Úbeda. JJ observa, anota, cuenta, rehúye toda la avalancha de detalles que pueblan las guías de viaje y, mientras que te está contando hacia dónde ir en Central Park o cómo coger el ferry de Staten Island para ver en un suspiro la Estatua de la Libertad, se interrumpe para explicarte cómo se tomó el brunch en el sitio más extraño que uno pueda imaginarse, o que hay signos masónicos por todas partes y que se divierte —y nos divierte— buscándolos. O te explica las diferencias entre los que toman el tren y los que se abrazan de corazón y cartera al autobús y te encuentras al final del capítulo calculando cuánto te costaría un viaje de esos de varios días a través de la inmensidad de los Estados Unidos para bañarte en el Pacífico y luego volver… para llegar a tiempo al brunch, claro.

Y me gusta esa Nueva York contada a brincos como si estuviéramos en mitad de una carrera de saltamontes que, de repente, se salen de la ruta para visitar una cuneta poblada de jaramagos por la pura gana de contarles las púas. Me gusta porque no se empeña en que haga rutas circulares imposibles ni vea cincuenta sitios imprescindibles en una mañana, ni me haga autorretratos con cada edificio que apunta al techo del Hudson… aunque bueno, si coincide que esté allí en uno de los dos días del año en el que se puede ver el Manhattanhenge, sí. Que no es plan de desperdiciar un instagramazo.

Pero sobre todo me gusta “Una esquina en Nueva York” porque no es un libro sobre viajes, sino una novela del viajero. Que podría estar en Manhattan, como podría estar en cualquier otro sitio, pero todo lo que vemos allí proviene de su mirada. Y cerramos el libro esperando que la próxima vez podamos verlo con la nuestra.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.