título
Todología con bigote
Grasiah, Burgaria

El penúltimo es para dar gracias, igual que si fuera el epílogo de ese libro nunca escrito, porque creo que se merecen.

Así que permítanme agradecer a ustedes, lectores, haber entrado en el blog durante todo el año para leerse las notas que compusieron este proyecto, sin perderse ninguna (hola, mamá y papá). Ya sea motu proprio, desde una red social o desde un lector de sindicación RSS, consideraron que aquí había algo que merecía la pena dejarse unos minutos de su tiempo para leerlo y sólo por eso creo que ha merecido mucho la pena escribirlo. En particular, gracias a los que quisieron aportar algo más, discutir, matizar o replicar frontalmente a lo escrito dejando un comentario; en la mayoría de los casos esos comentarios completaron huecos que se habían quedado al aire, o bien me hicieron repensar el texto y las ideas de las que surgió. Y gracias también a aquellos con los que tuve ocasión este año de conversar en persona sobre el cuaderno y muchísimos otros temas.

Gracias muy especiales a los seguidores de tuiter que enlazaban, día a día, las notas de este cuaderno. Con mención especial a gente como @MiniMissPlaced, @LaEme, @undivaga, @Dandastur, @Piamonte, @Sita_Yamabuki, @Cristaljar, @Natxosanchez, @LaMalaTW, @Elkozinski, @Pixelrobot, Félix Soria, @MissHonky, @Zaraphiston_, @_nesita_, @NewIlluminatus, @usagi2099, @JotaInKoelle, @Olakebosta, @Ana_Maria_Blog, @PurovicioSmith, @Hellwiki y otros muchos que ahora no recuerdo (me dijculpen), que los engancharon casi sistemáticamente, fuera cual fuera el tema. Que alguno ya lo sabe, pero fueron el primer acicate para continuar escribiendo al día siguiente.

Igualmente, gracias a otros followers que me proporcionaron informaciones, datos, enlaces, libros, anécdotas y algún que otro off the record, todo lo cuál me sirvió para componer notas, a veces en días casi de secano. Destaco aquí a @JonatanSark, que me puso al día con los entresijos y gallinejas del mundo editorial y sus alegres bandidos.

Gracias a España y Portugal, además de a todos los emigrados voluntarios o forzosos, por hacer rodar sin descanso las ruedas del celtiberismo. Particularmente a gallegos, andaluces, murcianos y canarios por perfeccionarlo hasta convertirlo en arte.

Gracias a la fauna política de Estepaís, fuente inagotable de posts e improperios a partes iguales. Al menos para eso han servido, ya que para todo lo demás son unos completos inútiles.

Gracias a la gente de La Marea y El Diario, especialmente a Belén Carreño y Eva Belmonte, que mientras me aguantaban las diatribas tuiteras me explicaban cosas de economía y del BOE para que aprendiera.

Gracias a Cayetano Lupeña y JR Mora, mis Pepitos Grillos particulares, por recordarme constantemente que, como dijo Edgar Neville, todo es relativo, y más vale no tomárselo ni tomarse a uno mismo en serio. Y a El Irregular, que me recuerda eso mismo pero acompañándolo de vermús.

Gracias a Jaime Rubio y Delia Rodríguez, culpables de todo y modelos de conducta a pesar de ello. Y a Txema Rodríguez, que me enseña con sus fotos a ver el lado luminoso de las cosas más simples. Y a mi hermano Alberto, @MrFanshawe, que me inspira muchas más veces de las que él cree.

Y, para terminar, gracias inmensísimas a Marina, mi apoyo diario, mi primera y más fiel lectora, correctora inconmovible de erratas y estilo, y paciente hasta lo máximo esperando a que acabara de escribir cada día y saliera de mi burbuja para volver a ser persona. Lo que completa esta frase se sale del espacio del cuaderno, lógicamente.

Y grasiah, Burgaria… aunque no sé muy bien por qué, pero grasiah.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.