título
Todología con bigote
Celtiberia con bigote: Opá, cómprame un roboz.

Lo raro es que en esta sección no salga más veces la comunidad de Murcia, pero también es verdad que me llegan menos aportaciones desde aquella esquina, y en general ya se encarga el dibujante Pedro Vera de dar salida al celtiberismo rancio, sección murciana, en sus alabadas y alabables viñetas. Y, como era casi inevitable, nos tenemos que ir hacia la política regional, en este caso en la ciudad de Lorca, tal y como contaba el diario *La Verdad en agosto de 2012:


El Ayuntamiento, condenado a pagar 82.900 euros por un robot inútil

El Ayuntamiento deberá abonar 82.900 euros a la empresa constructora del robot ‘Ben Sakar’, que adquirió como principal reclamo de su stand en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) de 2007 y que finalmente desechó al no estar satisfecho con su funcionamiento. Así lo ordena la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJ). […]

Los 82.900 que se exigen corresponden a los gastos de fabricación del robot, con exclusión «de cualquier beneficio derivado de la misma». El tribunal indica que «el Ayuntamiento tramitó completamente el expediente de contratación, que se frustró en el último momento porque la Concejalía de Turismo decidió que no le interesaba el robot que ya había sido fabricado». El Tribunal Superior señala que el consistorio debe abonar la citada suma, aunque en su momento rechazara quedarse con la mascota parlante. Tenia un metro y medio de altura y un peso de 90 kilos. Su construcción fue encargada por el entonces alcalde de Lorca, el socialista Leoncio Collado, que al desistir de la compra alegó que el robot no había dado los resultados apetecidos y lo definió como «un amasijo de hierros». En la presentación del muñeco, aseguró que sería capaz de reconocer algunas voces como las del Rey Juan Carlos y las del presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. […]

Por desgracia no tenemos fotos ni grabaciones del primo segundo de R2-D2 tan ansiado por el ex-alcalde lorquino, ni de la cara de Ramón Luis Valcárcel al ver que el moñeco le reconocía la voz o, como en el chiste, alguna cosilla más aparte de la voz. Tampoco tenemos más datos de la empresa que fabricó al elemento, excepto su nombre, “Fantasía y Robótica S.L.”, que lo mismo podría haber dado una pista.

Claro que, por otra parte, el roboz igual sí funcionaba, pero no respondía a las expectativas del alcalde, que seguramente lo había encargado con idea de que hiciera la mitad de su trabajo. Por ejemplo, programarlo para que asistiese por él a inauguraciones o campañas electorales, que todos sabemos que son cansadísimas pero los luditas de los votantes se empeñan en ver a seres de carne y hueso cantando los programas políticos en un atril como si fuera la carta de tapas de un chiringuito. Y claro, poner a un trasto de acero y luces a explicarte cuántas rotondas se construirán en la próxima legislatura, pues no es lo mismo. Se comprende que el ARCARDE se arrepintiera en el último momento. Una pena que tirara el tíquet.

Pero la noticia, además, remata de una forma celtiberísima: uno se harta a hacer pedidos por intenné y luego se desentiende cuando toca aflojar la mosca. Y si te preguntan, pues…

El PSOE no paga
Sobre este asunto, el portavoz del grupo municipal socialista, Manuel Soler, explicó que el PSOE no va a pagar nada porque «el robot no se compró para uso particular del entonces alcalde socialista, Leoncio Collado sino para el Ayuntamiento, por tanto, no nos corresponde abonar nada». Abundó en que «si hubierian condenado a mi partido pagaríamos porque hay que ser respetuosos con las decisiones judiciales, pero no es el caso». De cualquier modo a Soler no le pareció justo tener que abonar el precio de algo que nunca funcionó.

… aunque esta última frase es confusa y no estoy seguro de si se refiere al roboz o al ARCARDE.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.