título
Todología con bigote
¿Y quién nos defiende de los periodistas sectarios? (IV)

Cómo construir una noticia manipulada para que diga justamente lo contrario de lo que realmente ocurre.
Veamos esta noticia aparecida en Periodista Digital, alias Panfleto Digital. Se refiere al uso de Zapatero y su familia de una residencia, La Mareta, propiedad de Patrimonio Nacional, como lugar para sus vacaciones en la isla de Lanzarote.
El titular, tanto en la página principal como en la misma noticia, reza así:

Zapatero se va de vacaciones con toda la familia y 15 cocineros

La entradilla de la noticia en la página principal, que es el primer párrafo una vez entras, dice, textualmente:

Van a ser unas vacaciones a cuerpo de rey y por todo lo alto. Y para que no falte nada, el presidente Zapatero se lleva a Lanzarote 15 cocineros, que se encargarán—para disgusto de los hosteleros locales—de preparar los platos que él, su esposa, su suegra y otros parientes consuman en Canarias.

Dos párrafos más abajo, insiste el redactor en ello:

Las vacaciones estivales que comenzará en muy pocos días José Luis Rodríguez Zapatero en La Mareta, propiedad de Patrimonio Nacional, están causando sorpresa y malestar entre los hosteleros de la zona, algunos de los cuales consideran “inapropiado” que el presidente del Gobierno se lleve puestos los cocineros y no utilice, como suele ser habitual, los servicios de los especialistas de la isla canaria.
El jefe del Ejecutivo, que tanto ha hablado de austeridad, ha optado por llevarse en bloque a los cocineros de Moncloa. Se trata de 15 personas, lo que encarece el coste de la estancia. Los hoteles cercanos se limitarán exclusivamente a prestar labores de apoyo.

La noticia parece clara, ¿verdad? Zapatero está despilfarrando sin motivo los dineros del Estado, incrementando sus gastos vacacionales (“lo que encarece el coste de la estancia”). Ya está levantada la liebre.

Sin embargo, ¡oh sorpresa! En el mismo texto, aunque mucho, mucho más abajo, nos encontramos con esto:

Zapatero no es el único presidente de utiliza los bienes de Patrimonio Nacional para disfrutar de sus vacaciones de verano. Ya lo hizo Felipe González con el Azor, el Yate de Franco, o el Coto de Doñana.
Contra lo que pudiera pensarse, resulta mucho más económico para el Estado utilizar las instalaciones de Patrimonio Nacional y más efectivo a la hora de proteger las seguridad del Jefe de Gobierno.
Los gastos que generaba Aznar en seguridad cuando estaba en Oropesa eran mucho más altos. El ex presidente dejó de veranear allí cuando su hija Ana cortó con el noviete de juventud con el que salía por aquel entonces. La familia se alojaba en el chalet del dueño de Porcelanosa, pero el coste en seguridad resultaban mucho más elevados que en un edificio de Patrimonio Nacional.
Salvaguardar el perímetro en un lugar turístico como Oropesa requería de un número mucho mayor de escoltas, con todos los gastos que ello conlleva en hoteles y dietas. José Luis Rodríguez Zapatero, consciente de este hecho, prefiere utilizar las instalaciones de Patrimonio Nacional.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿ZP está gastando más o está gastando menos? Parece ser que, a pesar de la reforma que se hizo en la residencia de La Mareta, el gasto que se produce, tanto en instalaciones como en servicios como en seguridad, es sensiblemente menor. Sin embargo, tanto el titular como el cuerpo principal de la noticia de PD parece indicar justamente lo contrario. El panfleto dirigido por los hermanos Rojo, además, tiene buen cuidado de publicar estas noticias (en gran parte compuestas de opinión y normalmente carentes de fuentes) sin una sola firma, sino que acude al conveniente “PD/Agencias” para guardarse las espaldas, archivando además todos estos artículos bajo el epígrafe general de “Periodismo”. Divertido, ¿no?

Hace un par de días apareció una encuesta en la cuál la profesión de periodista era, con mucho, la peor valorada. Si buscan el porqué, puede que en este panfletillo digital encuentren algunas respuestas. El código ético del periodista en determinados medios (y me da miedo pensar que es en todos ellos) se resume en dos únicas, lapidarias palabras: Todo vale.

Es ya clásico el ejemplo, en ese contexto, de la distorsión con la que Hearst, que controlaba los diarios Examiner y Morning Journal, precipitó en 1898 la declaratoria de guerra a España por parte del gobierno estadounidense. En ese momento, Cuba había iniciado su guerra independentista contra España, y fue entonces –mas sin ninguna relación con el conflicto- que el acorazado “Maine” de la flota de Washington, debido a desperfectos, se hundió en la bahía de La Habana. Hearst envió al lugar a su dibujante Frederick Remington, quien una vez allí constató que no había nada extraño que reportar y que el hundimiento no era atribuible al enfrentamiento. El magnate de la prensa, sin embargo, le ordenó: “Usted mande sus dibujos, yo pondré la guerra”. De este hecho, además, se derivaría a mediano plazo una prolongada intervención integral de los Estados Unidos de Norteamérica en la isla caribeña.

(último párrafo extraído de El Sensacionalismo, Algunos elementos para su comprensión y análisis, vía Sala de Prensa)

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.