título
Todología con bigote
Ideas sueltas #29

Ciento sesenta y ocho
Lo de mandar a un bicho metálico 500 millones de kilómetros espacio adentro a posarse sobre un cometa que vuela a velocidad endiablada, y que lo consiga, es tan brutal, tan fabuloso, tan absolutamente mágico, que me faltan palabras en cualquier idioma para expresarlo. Admiro y envidio a quienes han sido capaces de tal proeza, que han visto como años y años de ímprobos1 esfuerzos y seguramente muchos disgustos por el camino han dado su fruto, y de qué manera: haciendo realidad los sueños de aquellos chavales que, hace sólo unas décadas, miraban las estrellas esperando alcanzarlas algún día. Y lo mejor de todo es ser consciente de que “sólo” es una etapa hacia una meta mucho más remota y fantástica.

Ciento sesenta y nueve
Volviendo a la Tierra, el marmolillo con barbas que vive en la Moncloa ha dado una rueda de prensa hoy para explicar que va a seguir haciendo lo mismo que hasta ahora: nada en absoluto. Así, en general y con todo. Sí, creo que algo ha dicho de que lo del referéndum/no-referéndum/consulta/lagarto/Spock de Catalunya ha sido un fracaso porque no se ha hecho con las garantías que su gobierno ha rehusado dar. Pero vamos, que hasta eso lo dudo; requiere demasiados polisílabos como para que al marmolillo le salga coherente.

Ciento setenta
Y, viajando atrás en el tiempo, una jueza argentina ha emitido orden de detención contra una veintena de indeseables amnistiados por una transición incompleta, la Interpol ha cursado esa orden, y España no hará nada porque esos indeseables son familia (¡en los apellidos está la magia!) y aceptar dicha orden sería para ellos lo mismo que reconocer que su posición en la vida se basa en los cuarenta años de muerte que sus padres y abuelos consintieron e incluso promovieron. Probablemente con la edad que tienen no valgan ya ni para alimento de gusanos, pero unos últimos años de puro infierno que les impidiera morirse tranquilos, aunque lo hagan en su cama, sería para los demás —especialmente los familiares de sus víctimas— una fuente indudable de paz espiritual. Imagino que no sirve de mucho… pero la consecuencia mínima es que que se irán de este mundo oficialmente como criminales. Puede valer.

Ciento setenta y una
Prácticamente no pasa semana sin que haya un festival de imputados y detenidos por alguna red de tráfico de influencias a nivel municipal, de diputaciones o de comunidades autónomas. ¿Decimos ya que nos gobierna una banda de delincuentes o tenemos que esperar a que esto alcance niveles superiores, léase ministeriales?

Ciento setenta y dos
La verdad es que después de haber escrito todo lo anterior me gustaría subirme a ese cometa. Voy por un shaleco.


1 Quería meter “ímprobos” en una frase.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.