título
Todología con bigote
Cambios y más cambios

La nota de hoy es para explicar algunos cambios que he hecho en El Cuaderno. Uno, ciertamente de calado; el resto, menos importantes pero que dejan el sitio un poco más desahogado. Vamos a ello.

  • Cambio en el sistema de comentarios: Aunque el sistema de Textpattern es bastante limpio y tiene la ventaja de ser casi automático, lo cierto es que se ha quedado muy atrás respecto de la evolución de internet y el modo en que se navega ahora. Todavía hay gente que entra en El Cuaderno “por las bravas” o usando RSS, deja su comentario y de vez en cuando vuelve a ver si hay actualizaciones; pero está claro que esto es un proceso tedioso y seguramente frustrante, sobre todo si lo que se espera es un cierto feedback, tanto por parte del autor como a través de las respuestas de otros lectores. Por eso, y aunque no me termina de hacer gracia, he decidido recurrir a Disqus, un servicio externo de gestión cada vez más popular entre los blogueros y hueveros.

    Básicamente funciona igual: uno introduce el nombre de usuario con el que quiere comentar y deja sus ideas en el formulario correspondiente. Pero tiene al menos tres ventajas sobre el sistema antiguo: una, que se puede ingresar en el sistema tanto con una cuenta propia de Disqus como con un perfil de red social; en el primer caso, además, el usuario puede ver y controlar todos los comentarios que ha hecho en los distintos sitios donde participa. La segunda ventaja es que uno puede suscribirse a los comentarios de un post concreto, marcando el icono del sobre que está justo debajo del formulario; el sistema pedirá una dirección de correo electrónico y mandará un e-mail pidiendo confirmación. A partir de ahí, el usuario recibe actualizaciones cada vez que hay comentarios nuevos en esa nota. Y la tercera ventaja es que se puede responder directamente a un comentario concreto y el sistema mostrará las respuestas “colgando” del comentario original, lo que a la hora de seguir el hilo puede ser bastante útil. Hay más, pero ya las podrán ir viendo ustedes mismos.

    Ya digo que no me entusiasma volver a la gestión externa de comentarios, que no usaba desde la primitivísima versión de este cuaderno en Blogger, pero creo que es un recurso necesario y seguramente más cómodo para el lector. Insertarla en Textpattern no ha sido trivial, pero parece que funciona; si encuentran alguna pega, les ruego que me lo indiquen.

    Un efecto colateral de este cambio ha sido, me temo, la desaparición del iconito con la taza de café que indicaba el número de comentarios hechos hasta el momento. Si encuentro la forma de resucitarla para que trabaje con Disqus, tengan por seguro que lo haré, porque le tengo cariño a ese dibujo. El otro efecto colateral es que el recuadro con los últimos comentarios ya no está, pues estaba ligado al sistema de Textpattern y ya no tiene utilidad alguna.
  • Cambios en la columna de la derecha: El primero ya lo habrán visto y es el aviso de cookies, para cumplir con la legislación. He procurado que sea cortito y claro, pero lo mismo añado luego una aclaración (aparte) sobre qué son las cookies y qué hacer con ellas, para quien todavía no lo sepa. He estado buscando un complemento que me permita enseñar el aviso y desactivarlo a voluntad, pero aún no he visto nada sencillo de implementar. Y tampoco me corre prisa, la verdad.

    Por otro lado he subido los enlaces a los archivos y el “acerca-de” para hacerlos más visibles en la portada, en un recuadro genérico al que llamaré Trastero, además de afinar un poco el recuadro con otras webs donde escribo o en las que he colaborado.
  • …y ya está. Pues la verdad es que no eran tantas cosas, pero oye, qué a gustito me he quedado.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.