título
Todología con bigote
Ideas Sueltas #21

Ciento diecisiete
Reviso este texto mío a raíz del affaire de las fotos de famosas desnudas que salpicó ayer las redes (chiste involuntario). Probablemente hoy reescribiría algunas partes, porque, como siempre, la realidad me supera. O añadiría un capítulo nuevo para tratar de explicar el “efecto internet”. Es curioso, tenemos más acceso que nunca al sexo virtual; las tetas, culos rabos y huevos se sirven a granel con apenas dos palabras en un buscador. Y, sin embargo, se filtran unas fotos robadas a estrellas del cine “convencional” y se revuelve la red como si se hubiera descubierto el santo grial con pezones dibujados. Y así, volviendo al texto de 2007, concluyo que los mitos cada vez se desnudan más rápido… aunque, como en este caso, haya sido contra su voluntad. Y me pregunto si así, además del daño que se hace a la persona afectada, no se está contribuyendo a la destrucción del propio mito.

Ciento dieciocho
Porque internet rompe la cuarta pared, ésa que antes aparecía bien blindada entre fotos a toda página de papel couché, cámaras, focos, una pantalla de cine, ruedas de prensa y entrevistas a cargo de privilegiados que tocaban los cielos mientras hacían su trabajo. Al otro lado de la cuarta pared estábamos los demás, fabricándonos sueños y enemigos con los que pueblan ese universo de fantasía. Internet la ha hecho añicos, ha permitido al espectador alargar la mano y crear una falsa sensación de “alcanzabilidad” que no es tal, pero que genera o estimula la irracionalidad de quien ya con la cuarta pared no era capaz de discernir entre lo cercano y lo imposible. Y lo que se viene es desconocido, caótico y peligroso para los del otro lado, porque la cuarta pared ejercía de barrera, pero el hueco que dejan los añicos no ejerce de filtro.

Ciento diecinueve
Orgullo y Satisfacción comienza su andadura como revista satírica de aparición mensual. El número especial que sacaron dedicado a la monarquía fue un bombazo ojalá que mantengan o incluso suban el nivel y la repercusión, que en esta casa somos muy de Cecil B. DeMille.

Ciento veinte
Alemania enviará armas a los kurdos de Iraq para que las usen en la lucha contra el ejército islámico. Por “enviará” imagino que querrán decir “venderá” (estas cosas nunca se hacen gratis). Por otro lado me fascina la geopolítica: han tenido a los kurdos décadas y décadas completamente abandonados a manos de dictadores igual de sanguinarios, que en no pocas ocasiones les masacraron, y ahora se les dan las armas para que “nos” defiendan de la amenaza radical. Iraq ya es el nuevo Vietnam, esta vez absorbiendo no sólo a los americanos y a los rusos, sino cada vez a más países, y no se vislumbra el final por ninguna parte.

Ciento veintiuna
Estoy leyendo el libro “El Negociador” de Gershon Baskin, mediador entre Israel y Hamas durante los cinco años que duró el secuestro de Gilad Schalit. Básicamente es la narración de un hombre testarudo que se pasó cinco años chocándose contra dos muros de granito enfrentados. Apenas llevo un tercio y ya estoy de los nervios, pero a la vez intrigado por cómo funcionan los procesos negociadores y abrumado por la impenetrabilidad de quien se niega por principios a hablar con el contrario.

Ciento veintidós
En cambio, vuelvo a maravillarme de lo bien que dibuja, escribe y cuenta cosas Joann Sfar tanto sus historias de Klezmer como la minibiografía-cuento Chagall en Rusia. Ambos libros, a pesar de ser del mismo autor, tienen técnicas ilustradoras opuestas, pero en ambas la belleza fluye, incluso cuando representa violencia.

Ciento veintitrés
Descubro que en el post de ayer ya repetí una idea de hace tres semanas. Esto se aprieta.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.