título
Todología con bigote
Reseña: Goražde, zona segura

Mi primer libro de Joe Sacco, y creo que con eso queda dicho buena parte de lo que quería decir. Esta crónica en cómic (la llaman novela gráfica, pero sería desviarse mucho del propósito de esta obra) sobre la terrible guerra en la Bosnia Oriental comienza de forma aparentemente suave, con el autor trabando conocimiento en 1995 con la gente de Goražde. Sacco viaja a este enclave musulmán dentro de la república de los serbios de Bosnia1 justo durante la firma de los acuerdos de Dayton, y allí comienza a informarse del conflicto a través de los habitantes de la ciudad. Entre bromas y risas, nos presenta a los protagonistas-narradores, en particular al profesor Edin, del que parten un buen número de historias, propias y ajenas.

Paralelamente el autor nos ubica en los prolegómenos de la guerra, en una Yugoslavia multiétnica y donde la convivencia se producía sin problema aparente, a pesar de la historia de tensiones y disputas raciales y religiosas y la relativa cercanía de las matanzas que allí se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial. El rápido desmembramiento de la federación yugoslava tras las ambiciones de poder de gente como Slobodan Milosevic o Radovan Karadzic y el estallido de las hostilidades en apenas unos meses son relatados por Sacco de forma creciente en intensidad y en agobio, momento en el que abre de nuevo el zoom para situar el ojo de su cámara y sus lápices en Goražde y en los testimonios de hombres y mujeres que participaron, vieron y sufrieron los efectos de la sinrazón y la violencia durante cuatro largos años. En todo ese tiempo la vecindad entre etnias es sustituida por el odio y la desconfianza, el horror se va imponiendo de forma imparable y la “zona segura” que ha declarado la ONU sobre la ciudad se muestra como una condición que nadie es capaz de garantizar. La progresiva y rápida deshumanización que conlleva el conflicto, el despertar en los habitantes de Goražde del instinto de supervivencia, unido a la esperanza de una intervención externa que nunca llegaría2, y sumado a las noticias del abandono y consiguiente devastación de otros enclaves como Srebrenica, van componiendo una atmósfera cada vez más opresiva en la que el autor pretende —y consigue— colocar al lector como parte del escenario, enfrentándolo a la realidad salvaje e inesperada de una guerra y de la destrucción de un pueblo; no sólo material sino también espiritual, puesto que, como bien se apunta, bastan unos pocos detalles para desintegrar en segundos los esfuerzos de muchos años para construir una convivencia entre vecinos.

Sacco señala tanto a las Naciones Unidas como a las potencias con mando (Estados Unidos y Rusia, principalmente) como corresponsables directos de todo esto, pues en sus manos pudo estar el haberlo parado antes, negándose sistemáticamente a hacerlo hasta que la situación les obligó a ello. Algo que la reconstrucción posterior de los hechos ha demostrado como cierto y que convierte la Guerra de Bosnia en, probablemente, la mayor vergüenza para la llamada “comunidad internacional” en las postrimerías del siglo XX. Y por eso el libro es una manta de hostias de la que el lector-espectador no se libra; se abruma, se agota, tiene que dejar la lectura a ratos por falta de aliento, aunque la retoma enseguida con avidez, y también por esa malsana curiosidad por la desgracia que nos invade. Joe Sacco es un tipo serio, pero no insensible, todo lo contrario. Y se implica en lo que cuenta, lo que además se nota en su forma de dibujar, especialmente a los personajes; no es feísta y, de hecho, es capaz de retratar la belleza de forma tan impactante como la destrucción, pero no escatima en la dureza de los rasgos ni en la tristeza del luchador forzoso o de la víctima inconsolable. Goražde, zona segura es una obra realmente incómoda, indigerible; y, a la vez, tan comprensible como necesaria. Incluso hoy, a casi veinte años de la finalización del conflicto, te deja el mismo escepticismo que a uno de sus personajes, convencido de que esto no es más que una pausa de varias décadas.


1 Una de las partes en las que se dividió Bosnia-Herzegovina tras la guerra, poblada mayoritariamente y administrada por serbios.

2 Entre otras cosas porque el olvido mediático de Goražde en favor de otros lugares más escrutados por los medios, como Sarajevo, tuvo como consecuencia que no hubiese atención alguna sobre la tragedia que allí se cernía. Todo esto según lo cuenta el autor, aunque el que suscribe está muy de acuerdo.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.