título
Todología con bigote
Receta: Ensalada templada de red social

Ingredientes para doce personas (más o menos y dependiendo del hambre):

Doce tuiteros tiernos
Dos tuiteros duros
Un tuitero amargo o tuitstar.
Tres instagrameros (pueden escogerse de entre los tuiteros, pero entonces procuren sacarles el hueso antes).
Seis feisbuqueros, a ser posible que no estén conectados entre sí.
Un googleplusero (no es imprescindible)
Un paquete de hashtags de 40 unidades. (marca “juantags”, que es como los llamaremos aquí).
Rabanitos, cebollinos, pepinillos y cualquier clase de encurtidos que sirvan para acidular la mezcla.
Una guindilla (pelada).
Al menos diez periódicos del día, de diferente espectro ideológico. Pueden usarse ediciones tanto en papel como digital, pero en el caso de las primeras hay que recortar primero los anuncios.
Aceite, vinagre, sal, pimienta, especias variadas al gusto y sosa cáustica en polvo.

Preparación
Se escogen tres tuiteros tiernos y se apartan a macerar en un plato con unas gotas de aceite.

El resto de tuiteros tiernos, los dos tuiteros duros y los seis feisbuqueros se cortan en rodajas (para los tuiteros duros seguramente hará falta un láser industrial) y se reparten de forma más o menos homogénea en una ensaladera grande previamente forrada con las noticias del día, convenientemente especiadas. Salpimentamos una vez, echamos los encurtidos a capón y repartimos la mitad del paquete de juantags de forma que las rodajas tiernas los hinchen y las duras los encojan. Espolvoreamos generosamente con sosa cáustica y dejamos que haga efecto unos minutos, hasta que veamos que la temperatura sube considerablemente; mejor si tiene un termómetro a mano, ya que una temperatura demasiado alta provocará bloqueos, que son muy indigestos.

Cuando la temperatura sea la adecuada (para esto se aconseja ir probando a dosis pequeñas y con preguntas astutas del tipo “¿Capazao?”), introducir entero el tuitero amargo. Verá que inmediatamente todo el conjunto converge hacia él, por lo que es en este momento cuando deberá remover la mezcla furiosamente con los cubiertos de ensalada. Para contrarrestar el amargor puede introducir la guindilla por donde mejor le quepa o parezca.

Ahora viene la parte crítica, de la que dependerá el éxito o fracaso del plato: Para evitar la incomestibilidad del conjunto, justo cuando la acidez y el amargor se están peleando a muerte, añada, también enteros, los tres tuiteros tiernos macerados y el resto de los juantags del paquete, a ser posible uno que tengan que pasarse de un redsocialero a otro. Puede añadir elementos externos, como vídeos de gatitos o citas de Churchill, pero se desaconseja si aún no se tiene la suficiente experiencia. Vuelva a mezclar, ahora menos furiosamente, hasta que el conjunto se temple, pero asegúrese de que no quede demasiado gelatinoso; en el equilibrio (metaestable, pero equilibro al cabo) está la victoria.

Una vez terminada la composición y antes de servir, los tres instagrameros ejecutarán y publicarán al menos seiscientas fotos de la ensaladera. A continuación, se tumbarán sobre la ensalada formando una estrella.

Servir inmediatamente y procurar que se consuma en la hora posterior, como mucho. Ya que, al contrario que la mayoría de platos, éste tiende a calentarse y hacer costra si se deja mucho tiempo al aire.

¡Que aproveche!

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.