título
Todología con bigote
De dios y de los hombres

De un lado tenemos a monseñor Rouco Varela, arzobispo de Madrid, expresidente (en distintos mandatos) de la Conferencia Episcopal Española, favorito de dos papas de la rama ultra y varios alcaldes de la capital, y aspirante eterno a legislador sin pasar por las urnas y con solideo violeta. El intransigente gallego se ha topado con la desagradable noticia —para él— de que el papa jesuita le da la patada sin más miramientos, sacándolo de la canonjía que tan acomodada vida le ha proporcionado durante las últimas décadas. Y claro, su “heminentsia” se ha cogido un globo antológico, amenazando con hacerse fuerte en su trinchera de púrpura y oro. Con serias dudas sobre su gestión económica (que ya tiene delito, recibiendo dineros del Estado por varias vías y sin pagar más impuestos que el IVA, y porque al final la UE obligó a cobrarlo), parece que a Rouco no le ha sentado nada bien la perspectiva de pasar a la irrelevancia. Pues la apostólica y romana iglesia católica funciona jerárquicamente de ese modo: una vez caes en desgracia ante el papa, se te acabaron las luces del proscenio para siempre.

Del otro lado tenemos a Alberto Astorga, concejal de seguridad y actualmente alcalde en funciones de la ciudad de Badajoz (pronúnciese debidamente: “badahó” “baahó”), quien, no contento con aparcar su moto en plaza de minusválidos, decidió chulear al agente de tráfico que le indicó que no debía hacerlo y, horas después, romper ante las narices del guardia la multa que bien se había merecido, acompañado del reglamentario usténosabeconquiéntablando. Todo ello, como ya parece inherente a los miembros de su partido (efectivamente, ese partido), impregnado en alcohol y pésima educación. Mientras escribo esto, aún no se sabe si Astorga dimitirá o si lo de siempre.

He aquí dos ejemplos de personas dedicadas teóricamente a servir a dios y a los hombres, que han llegado a ese punto (o quizá siempre estuvieron en él) donde consideran que tanto dios como los hombres han de servirles a ellos.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.