título
Todología con bigote
Breves (I)

Un repaso rápido a nuestros simpáticos congéneres y sus divertidos actos de los últimos días.
Tan rápido, tan rápido, que habrá que dividirlo en dos partes. Si después de esta primera no se ven con ánimos… no se lo reprocharé, que hace mucho calor.

Diálogo con ETA: Uno. Mal, muy mal Zapatero. Mal porque no se puede torear a los ciudadanos diciendo que vas a pedir permiso al Parlamento y acabas anunciando tu decisión en el recibidor del edificio del Congreso, ante los periodistas y no ante los diputados, que son al fin y al cabo nuestros representantes. Y encima sin permitir preguntas. ¿Para qué publicar nada entonces? Se hace como hasta ahora, en secreto y ya saldrá a la luz si la cosa se va al garete. Si se hace de una manera, hay que ser consecuente con ella, y las formas, aquí también, son imprescindibles.
Dos. Mal, muy mal la oposición. Rajoy, en su “sostenella y no enmendalla”, sí es consecuente con todo lo que dijo ya en su día, desde el principio de la llamada tregua (y se preocupó de recalcarlo al menos tres veces, repitiendo el mismo párrafo en su comunicado posterior). Pero el razonamiento tiene dos fallos: primero, que haya sido Zaplana, y no Rubalcaba, quien anunciase la comparecencia de Zapatero. Y segundo, que Rajoy en su discurso no haya mencionado para nada el hecho indicado arriba. Esto me lleva a la conclusión de que, por un lado, todo este numerito de tira-afloja ya estaba pactado de antemano y, por el otro, que al PP políticamente (ojo, digo políticamente) no le interesa que el problema del terrorismo se resuelva bajo gobierno socialista, pues hay muchos en la cúpula “popular” (sí, esos que ustedes piensan) cuyo puesto peligraría si eso sucede.
Tres. Mal, muy mal la prensa: los progubernamentales obvian toda crítica a un discurso, el de Zapatero, directo pero demasiado amplio. La caverna se dedica a psicoanalizar cada frase de “Rodríguez” (como les gusta llamarle, supongo que porque así piensan que le ningunean) para acabar dándose la razón a ellos mismos diciendo que ZP entrega España a los terroristas y que es ETA quien fija el calendario. Curiosamente, ninguno ha considerado siquiera la posibilidad de que pueda ser exactamente al revés. Digo yo que no serán tan tontos como para pensar que, hasta ahora, no ha habido contactos de ningún tipo, ¿verdad? Más bien creo lo contrario, que toman por tontos a su público. Por mi parte, me quedo con el mesurado artículo (como casi siempre) de Fernando González Urbaneja.

Carnet por puntos: Dentro de unas horas veremos a un ejército de Guardias Civiles de Tráfico dirigiéndose al son de “El Amor Brujo” (es que no tenemos “Cabalgata de las Walkyrias”), libreta autocopiativa en ristre, para empezar a tachar a tutiplén puntos de los conductores que deseen emular a Frndolonso o a Maikelchumaker en una carretera con medio carril para cada sentido. No me malinterpreten, la medida me parece cojonuda, sobre todo si, efectivamente, se aplica como se debe; ya va siendo hora de que muchos (demasiados) conductores se conciencien de que un coche a 160 por hora es un arma homicida, de que los BMW y Mercedes vienen con intermitentes de serie (que sí, lo juro, es esa palanquita de la izquierda: súbanla, bájenla, ¿a que parpadea una luz?), que las señales de tráfico tienen la altura necesaria para que las vean tanto camioneros como taxistas y, sobre todo, que ahorrarte una miserable hora en el camino a la playa no te va a suponer más que enarenarte un poco más y tener que esperar un poco menos para comerte esa paella de plasticarroz. Lo que me preocupa, eso sí, es que muchos aspectos de los que te retiran puntos están demasiado ligados a la subjetividad de los agentes sancionadores, y en verano ya saben qué significa eso. De todos modos, me pega a mí que va a ser como con cualquier norma de tráfico radical que se aprobase en los últimos años (léase casco en moto, léase móvil, léase cinturón): tres meses de aplicación estricta y todos acojonados, y tras la operación retorno volveremos a dejar manga ancha. Espero equivocarme.

Operación Puerto: Ya, aunque no esté Armstrong. Jan Ullrich no ganará el Tour de Francia. Ni Joseba Beloki, ni Ivan Basso, ni… Se ha puesto en marcha el centrifugado de mierda (con perdón) y no ha hecho más que empezar. La organización del Tour, por una vez, ha puesto el prestigio por encima de los euros y, aun sabiendo que puede perder muchísimo dinero, ha echado sin contemplaciones a todos los ciclistas mencionados en la famosa lista del sumario, sin salvar siquiera al reciente vencedor del “Giro de Italia”. Sólo me hago dos preguntas: ¿continuará esto hasta el final y, acto seguido, se extenderá a otros deportes? Y, por otra parte ¿veremos por fin al intocable US Postal / Discovery Channel puesto bajo sospecha, habida cuenta de su indiscutible superioridad en todos estos años? Soy pesimista, sospecho que pronto tendremos que volver a hablar de hipocresía.

Una pausa y seguimos.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.