título
Todología con bigote
Celtiberia con bigote: Niño, ventila esto

Pido disculpas de antemano a los más aprensivos, pero hoy traemos a esta sección un suceso macabro pero indudablemente celtibérico. Tanto es así que, de hecho, une ambos pedazos de la piel de toro en la misma noticia. La fuente es un despacho de EFE en la web de la Cadena Ser y los hechos ocurrieron en Gijón en 2011:


Unos ‘okupas’ entran en un piso y se encuentran el cuerpo de la dueña, muerta hace dos años

La fallecida era una mujer de 71 años de origen portugués. Según han informado este jueves fuentes policiales, el pasado día 5 la Policía acudió al domicilio a requerimiento de un inspector de vivienda del Principado de Asturias que no lograba localizar a la dueña de esa casa desde hacía dos años y que había sido informado de que hacía pocos días habían cambiado la cerradura del piso.

Para efectuar las comprobaciones necesarias sobre los inquilinos de esa casa se recabaron los testimonios de los vecinos que afirmaron haber notado la ausencia de su vecina desde hacía más de año y medio.
Tras solicitar los servicios de un cerrajero, los agentes entraron en el interior de la vivienda y hallaron en el dormitorio el cadáver momificado de una persona cuya autopsia determinó que no presentaba ningún traumatismo ni había tenido una muerte de carácter violento y que podía llevar fallecida casi dos años.

En el interior de la vivienda se encontró la cerradura anterior del piso por lo que los agentes sospecharon que personas ajenas al inmueble podrían haber accedido ilegalmente a la vivienda solicitando para ello los servicios de un cerrajero de urgencia. Esta hipótesis condujo a la certeza de que una semana antes una pareja había querido ocupar ese piso creyendo que nadie vivía en su interior desde hacía tiempo y que, por tanto, se hallaba
desocupado.

Los detenidos, que carecían de domicilio, entraron en el piso a la espera de poder vivir allí hasta volver a ser desahuciados. Después de encontrarse con el cadáver de la anterior habitante en la cama de una de las habitaciones dejaron de inmediato la casa sin poner en conocimiento de los agentes el hallazgo. La investigación llevada a cabo permitió la localización y detención de los dos okupas el pasado martes, que admitieron haber entrado sin autorización en la vivienda y haberse llevado una “desagradable sorpresa”.

La fallecida carecía de familiares en Gijón y España por lo que se ha dado cuenta al Consulado para la notificación a su familia en Portugal.

Y a mí de esta noticia me surgen varias dudas:
— ¿Cómo vivieron los vecinos del bloque casi dos años con el olor que debía desprender un cadáver en descomposición? Imagino que se trató el asunto varias veces en las reuniones de la comunidad y, al final, optaron por no hacer nada, que hay vecinos muy susceptibles que luego te dejan el portal hecho unos zorros y sorpresas desagradables en el buzón. Y que al final a todo se acostumbra uno, oye. Se echa un frufrú de esos de olor a lavanda y arreglado.

— Si los okupas se fueron de la casa sin comunicar a la policía el “hallazgo”, ¿quién lo hizo? Seguramente la señora cotilla del tercero, que al ver la puerta entreabierta decidió entrar en son de buena vecindad, y de paso a darle unos bayetazos a los cristales, que desde fuera se veían hechos una pena, hija, qué sofoco al ver aquello sobre la cama. ¡Y cuánto polvo!

— Y su familia en Portugal… ¿no se extrañó de que la fallecida no hubiese llamado o escrito ni una sola vez en dos años? Pero esto pasa por orgullo, no se crean, en una de esas se discute y “ahora no llamo hasta que no llame ella”, y luego “ah, ¿que se empeña en no llamar? Pues yo tampoco, a ver quién es más cabezón.” Y al enterarse de la noticia: “desde luego, con tal de no darme la razón…”

En suma, que habría que establecer un protocolo para cuando pasan estas cosas, que no se alargasen tanto los plazos. No sé, una reforma constitucional o algo. Que a veces la gente no avisa antes de morirse y dos años después nos quejamos de que si los ocupas huelen mal, ¡y luego no es culpa suya!

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.