título
Todología con bigote
Mayo infrascripto

31 de mayo, han pasado cinco meses… toca de nuevo un repasito al proyecto, que la actualidad nos obligó a saltárnoslo el mes pasado. 151 posts hasta ahora (los días de microrreseñas los cuento como post único), que miro la lista en los archivos y ni yo mismo me lo creo. Me parece que al menos uno de los objetivos del proyecto de nota diaria se está cumpliendo, esto es, recuperar la soltura al escribir y, quién sabe, quizá también el estilo.

A causa de las elecciones ha sido un mes políticamente muy movidito y eso se ha notado también en los temas tratados en El Cuaderno. No sólo eso, sino que el tono de los posts ha sido mayoritariamente serio y me parece que he dejado menos espacio al humor o la sátira (el sarcasmo, ya saben, acecha desde cualquier esquina), aunque ciertamente material había. Hemos cerrado con los análisis “sesudos”, más o menos exhaustivos y posiblemente más farragosos de lo que me habría gustado, pero igualmente necesarios1. Por contra, ha habido poco, poquísimo cine, y de nuevo la Remington ha empezado a criar telarañas. Intentaré solucionar ambas cosas en las próximas semanas, si el trabajo y la política (que promete más torbellinos en breve) lo permiten.

Entretanto seguirá habiendo libros que leer y comentar, viajes que relatar, asuntos celtibéricos que requerirán nuestra atención inmediata, consultorios y anuncios por palabras… y fotoposts, que es un género que cada vez me está gustando más por lo difícil que me resulta conseguir en el lector la misma percepción de una imagen que tuve en el momento de hacerla. Ahora que se acerca el verano y parece que todo a mi alrededor se tranquiliza, probaré a recuperar también el formato de audio para ver cómo puedo sacarle más partido. Y aún me quedan un par de formas de expresión dentro de este cuaderno, que no menciono porque todavía no me he atrevido a experimentarlas y no sé si llegaré a hacerlo dentro de este proyecto.

Pero mientras llega cada cosa, con paciencia y venciendo cada día la tentación de dejar la hoja en blanco, entremos despacio en junio y dejemos que el cuaderno de 2014 alcance su ecuador, como si no hubiese pasado el tiempo desde que, poco antes de las campanadas, me propusiera desbrozar el cerebro y colocar aquí las mieses para que los propios lectores sean quienes las trillen. Pues aunque no depende de ustedes lo que aquí se escribe, sus comentarios sí ayudan a modelar los textos una vez publicados.

Continuemos.


1 Necesarios para mí, se entiende; no sé qué hacen ustedes leyendo estas idas de pinza.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.