título
Todología con bigote
En defensa de la fiesta nacional

«La verdad es que ya no sabemos qué hacer con este emperador que nos ha tocado sufrir. Ahora dice que quiere retirarle la subvención a una fiesta tan tradicional y señera como la de los gladiadores. Una fiesta que define nuestro carácter racial como ciudadanos romanos y que se defiende con uñas y dientes ante el empuje de otros espectáculos de carácter bárbaro y liberticida, provenientes de las provincias sedicentes, que amenazan nuestra cultura y costumbres.

Por ello hay que criticar el lamentable debate que hemos presenciado en el Senado, cada vez más dominado por la rama patriciaprogre con ayuda de sus colegas separatistas y antirromanos, que no respetan ya absolutamente nada de los valores que nos forjaron como pueblo. El emperador, cada vez más mediatizado por estos peligrosos personajes, que se aprovechan de su buenismo antropológico, está a punto de ceder y decretar la eliminación de las ayudas imperiales a nuestra Fiesta, con Mayúsculas, CoN MuChAs MaYúScUlAs, poniéndola en innecesario peligro y privando a los ciudadanos decentes de sus propias raíces.

No hay que olvidar que la desaparición de las Peleas de Gladiadores sería un desastre en términos culturales, artísticos y económicos para Roma y sus provincias. Pues nada hay más hermoso que ver a un tracio correteando por las dehesas del Lacio, tras haber sido alimentado con la mejor bazofia y tratado con los látigos más selectos. Y qué me dicen de esas abuelas que trenzan con absoluto primor las redes que los reciarios exhibirán, orgullosos, sobre la arena. Por no hablar de la cantidad de metalúrgicos dedicados en cuerpo y alma a vestir el cuerpo de los hoplómacos o los cascos de los mirmillones. La FIESTA, con todas sus MAYÚSCULAS, es una fuente incansable de puestos de trabajo. Incluso con los gladiadores que mueren en la arena, pues el gladiador muerto ¡no sube el paro! Y el Emperador, aparentemente, quiere destruir, ¡DESTRUIR! empleo. Que piensen en esto: de no existir la FIESTA, los gladiadores se extinguirían. A ver qué dicen ahora los patricios ecologetas de la cosa.

Pero sobre todo la FIESTA, con VERSALES, es un ARTE. Y un arte tan grande que no se pué explicar, como decía el cantar del bardo, y que aquel que no entienda es porque verdaderamente no es romano y sólo desea la desintegración de su patria empezando por renegar de sus propias tradiciones. Por eso exigimos del Emperador y del Senado que cumplan como auténticos ROMANOS e ignoren las peticiones de esa progresía indigna de llevar la toga. Y, si no son capaces de hacer lo que hay que hacer, que dejen su sitio a otros mejor preparados y más capaces. Recuerden que aquí la meritocracia se monta en V minutos, apenas lo que dura un levantamiento de centuriones.»
ANTONIVS BVRGVS

(Manuscripto encontrado en un ejemplar de ABC del año CXLVIII)

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.