título
Todología con bigote
Receta para cocinar a un moderno (o jíster)

Ingredientes:

— Un moderno o jíster, no demasiado blandito.
— Una docena de patatas gordas.
— Un puerro.
— 2 litros de caldo de pollo (de corral feliz).
— Media docena de rábanos.
— Un surtido de piezas de sushi, lo más variado posible.
— Brotes de soja y alfalfa
— Dos manzanas (Granny Smith, en su defecto vale cualquier pero).
— Ropa nueva, preferiblemente limpia (puede conseguirse en tiendas de los chinos o en herbolarios).
— Aceite, sal común, sal maldón maldon máldon del Himalaya, especias al gusto.

Preparación:

Se coge al moderno (o jíster) y se pela con cuidado: primero se le retiran las gafas de pasta, luego se desenrolla despacio la bufanda-fular (si el moderno o jíster es macho, notarán que se le retrae la nuez; no se preocupen, es normal), se le quita la rebeca de punto cuidando de descoser los botones uno a uno, el pantalón de canalillos y los zapatos de lona; si lleva slips blancos, pueden dejarse puestos. El cinturón se aparta para la presentación y todo lo demás se tira al fuego o al cubo de basura más cercano. Dependiendo de la cantidad de fijador que lleve en el pelo, es posible que haya que poner al moderno a macerar en agua con vinagre unas tres o cuatro horas: téngalo presente si tiene invitados para planificar con tiempo el almuerzo o la cena.

En una olla bien grande se pone un poco de agua a hervir. Cuando rompa, se escaldan dos o tres veces las gafas de pasta y se apartan en un bol con forma de pecera. Se echan entonces en la olla las patatas cortadas a trozos no muy grandes, el puerro apenas partido en dos o tres piezas, los brotes de soja y alfalfa, la sal y las especias, que deberán incluir al menos una que venga de Indonesia. Se remueve todo bien unos segundos y se cubre con el caldo de pollo. Se deja cocer durante diez o quince minutos y acto seguido se echa dentro al moderno sin atender a sus protestas; en este punto la bufanda-fular puede ser útil.

Tapamos la olla y dejamos cocer una hora y media a fuego muy lento y bajo música lolaila a todo trapo, vigilando muy bien el nivel de líquido y el de consciencia del moderno y añadiendo de vez en cuando más caldo de pollo si es necesario. Tengan cuidado si el moderno ya viene muy blandito, porque se les puede deshacer y dejar el caldo gelatinoso, lo que no es deseable salvo que se quiera hacer carne mechada. Mientras tanto preparamos una fuente bien forrada con catálogos de moda lo más elegante posible: Armani, Hermés, Hugo Boss… la marca la escoge usted, pero recuerde que una elección mala puede estropear el plato.

Hacia el final de la cocción vamos pinchando al moderno para ver si está en su punto y, si lo está, lo sacamos con un colador grande, con cuidado de que no se cuele por los agujeros. Bien escurrido, lo depositamos en la fuente ya con su cama de catálogos y lo vestimos con la ropa nueva. Lo adornamos a su alrededor con los rabanitos limpios y cortados por la mitad, y repartimos rodajas de manzana también por el perímetro y el lomo (previamente sembrado con cristalitos de sal del Himalaya, o del monte que tenga más a mano), dejando un par para que luzcan entre sus dientes.

Se deja reposar unos cinco minutos y se sirve en mesa grande, reponiéndole las gafas. Las piezas de sushi se reparten entre los invitados para que las vayan arrojando a la cara del moderno justo antes de trincharlo, como parte del hermoso y milenario rito de almorzar estofado de jíster.

¡Que aproveche!

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.