título
Todología con bigote
El idioma se defiende 20

“El otro día, los servicios de manteno del ministerio de asuntos aporísticos me produjeron un desdoblo de personalidad, agudizado con ensaño por el comporto inaceptable del conserje, quien con evidentes señales de abato me confirmó que el desprendo de retina que sufría era debido a mi ensimismo a la hora de fabricar pajaritas de papel. Un entreteno inteligente, a la par que barato y que es mi propia contribución al resurjo de la papiroflexia en esta España de aburro y oquedad”.

Los periodistas deportivos se han convertido en vanguardia militante de una noble causa: la supresión, total, absoluta e irreversible, del sufijo ”-miento” en palabras que significan “acción y efecto de…” para un verbo cualquiera. Como ariete para ello han escogido la palabra entrenamiento, sustituyéndola audazmente por la mucho más económica y veraz entreno, haciendo uso de ella en todo momento como subliminal arma para derribar tan procaz sufijo del límpido edificio de la Lengua Española. Empeñados en dar esplendor a la lengua (con minúsculas), enarbolan el estropajo de la elisión para dejar a la Lengua (con mayúsculas) tan calata, que ni un vulgar sufijo se puede echar encima para cubrir los muñones que le han ocasionado tantas y tantas heridas de los ágrafos que pululan por las redacciones.

En “El Idioma se Defiende” tenemos a gala justamente eso, defender y apoyar con todas nuestras fuerzas cualquier acción (y efecto) sobre nuestro vehículo comunicativo, por lo que una comisión de nuestros mejores expertos (en geología, no encontramos otros) ha empleado interminables horas e ímprobos esfuerzos en la ardua tarea de diseñar el farragoso párrafo que encabeza este artículo para solaz de propios y extraños y confusión de periodistas y traductores a mocosuena. Y marcamos como inexcusable objetivo el conseguir que dicho texto forme parte de las lecturas obligatorias en cada curso de educación secundaria, como parte del acervo cultural que todo redactor periodístico o de eseemeeses debería aglutinar a lo largo del delicado período de su construcción como persona.

El confino en un salón de la Academia, para ver si se les pega algo de conozo, sería un planteo racional y adecuado a la dimensión del problema que nos ocupa.

comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.