título
Todología con bigote
Abel y nuestra propia fragilidad

Me pasa Ana Cañil una historia estremecedora sobre la que ha escrito: Un joven, un chaval que apenas pasa de la veintena, atrapado en mitad de Europa, a merced de las consecuencias de un derrame cerebral y de la cada vez más jodida burocracia sanitaria, orientada a expulsar a cualquier paciente que no tenga documento nacional de identidad del país en el que se encuentre. Ha pasado en Holanda, pero está pasando también en otros países, España entre ellos, con el impulso (o el calculado descuido) de gobiernos cada vez más conservadores, populistas y falsamente patriotas.

El artículo de Ana es largo, pues incluye el diario de estos confusos días escrito por Abel Valcárcel Millán, el protagonista de esta historia que aún no ha terminado. Les recomiendo que se lo lean entero y, si pueden y quieren, lo difundan. Porque es un ejemplo perfecto de esta Europa en la que algunos creímos hace tiempo y que están destruyendo a conciencia los mismos de siempre.

Abel es un ejemplo de nuestra propia fragilidad. Lo que le pasó a él nos puede pasar a cualquiera de nosotros. Ahora ocurrió en el extranjero, pero en esa parte del extranjero que muchos pensábamos que podía ser como nuestra casa; y, si nos descuidamos, pronto pasará en nuestra casa también.

El calvario de Abel, @arzadous, atrapado en Amsterdam. Puede morir por negligencia médica o xenofobia.

Abel se encuentra ahora en Düsseldorf, a la espera de una solución que ojalá llegue pronto. Desde aquí sólo puedo desearle suerte.

ACTUALIZACIÓN: Una buena noticia; parece que Abel regresa mañana a España.


comments powered by Disqus

 ||—|| 

Los textos originales de este cuaderno se encuentran bajo la Licencia ColorIuris especificada aquí. El resto son propiedad de sus respectivos autores. El diseño de la página es obra de Jorge Portillo. Valida xhtml y css. Formatos disponibles para agregadores de noticias: atom y rss ( Suscribir). Alojamiento provisto por Libro de notas. Gestionado con Textpattern. La caricatura de Groucho Marx es creación de Al Hirschfeld, publicada por George J. Goodstadt. Si quiere saber quién visita este cuaderno y desde dónde, pinche aquí.